Mothers Warriors Leaders from Pescadero / Madres Guerreras y Líderes de Pescadero

 

Mothers Warriors Leaders from Pescadero 

As part of Puente’s Madres (Mothers) Wellness program, twelve women came together during the fall for weekly sessions focused on well-being and emotional support. The women came to each session to mutually support each other’s activities contributing to their emotional and physical wellness.

Each session, these women worked on designing flags and crafts in response to recent immigration news and events. The participants chose materials, created designs, came up with messaging, and sewed each of the flags. The women shared their feelings and reactions to the current climate regarding immigration and came up with a name for their project:

Thoughts on Immigration by Twelve Women Warriors with One Voice

At the end of this project, and to further reinforce their wellness, the women went out and celebrated their work as a group by trying Thai food for the first time, getting foot massages and getting a VIP after-hours tour of the new library in Half Moon Bay.

These women expressed that a project like this gives them a greater sense of community and a much needed space to recharge, be emotionally healthy, and support each other. They talked about difficult topics and shared their personal experiences with immigration which some of them have never spoken about before.

The women wanted to be sure that Puente and Puente’s supporters were aware of the value of this program that supports those who often carry the burden of working long hours and caring for everyone around them. They said that having a place to acknowledge each other’s efforts and needs and to share their collective voice has made a tremendous difference.

The Madres Guerreras (Mother Warriors) project culminated with a beautiful display at this year’s Día de Los Muertos celebration at the las Puente’s Pescadero Grown Farmers’ Market of the season on November 1st 2018. The Madres Warrior Project display was part of a larger display of arts and crafts created by South Coast community members through various workshops organized by another group of women who had recently emerged as leaders as part of Puente’s Madres Leadership Development program. Both programs were possible thanks to the Bella Vista Foundation and were intended to address maternal depression.

The Madres Leadership Development team began meeting weekly between October and November 2018 to plan and implement five community workshops and the Día altar for the 2018 Día de los Muertos celebration. In each meeting they supported each other’s ideas and opinions regarding the workshops and the altar display. These weekly meetings gave them a safe space to be heard and allowed them to learn and practice their leadership skills.

During the process of planning for the community workshops, the leaders reflected on their own culture and learned different traditions and their meanings through conversations and storytelling.

The women organized themselves so that for every community workshop there was a leader present during setup, during the workshop, and at clean up. The leaders had to set up tables, supplies, snacks and create an example of the craft of the day. During the workshop, leaders had to welcome, sign in, and introduce the workshop activity. Other roles included outreach to the community for offerings for the day of the altar, running a volunteer workshop to carve sugar skulls and making the sugar skulls’ colored icing.

When the women were asked what the biggest challenge of being a leader was, one responded, “my biggest challenge was speaking in front of a crowd”. Another leader shared, “my biggest challenge was managing my time as a leader and my time with my family.” When leaders were asked what they enjoyed the most about being a leader, they said, “I absolutely enjoyed everything, especially working with the other members of the leadership team” and, “I was happy to help others and I appreciated that my voice was heard.”

On average, 35 community members including parents and children showed up for each community workshop. The workshops included the history of the Day of the Dead, making sugar skulls, and decorating candles, pumpkins and canvases. While working on the projects, participants also socialized and shared their stories.

On November 1st, on the Day of the Dead, the women leaders and community members arrived early in the morning to begin building the altar, organize the arts and crafts display, and create the labyrinth. By mid-day, both the labyrinth and the Day of the Dead altar were finished. Everyone rushed to change and get their faces painted as skulls for the big celebration. The Day of the Dead is one of the most popular events for Puente because it brings the community together in remembering and celebrating lost loved ones. Traditional pan de Muertos and hot chocolate, skull face painting, Ballet Folklórico performance and music were all part of this big day.

Each year, the labyrinth honors the passing of different groups of people. In the past, the labyrinth has honored families, children, and men who have passed away attempting to cross the border. This year the leaders decided that they would honor the 50th anniversary of the Tlatelolco Massacre in Mexico and the recent school shootings in the United States. The leaders chose to use books, sugar skulls, and candles to pave the labyrinth’s pathway in order to represent students. Bilingual signs explained the meaning of the labyrinth.

After the Día de los Muertos event, leaders came together one last time to evaluate the whole program. Everyone shared what they saw worked well and what things could be improved. The women were excited to share new ideas to improve next year’s event.

Their passion, commitment and leadership as well as the work of the Madres Warriors all flourished and ended on a good note with a beautiful display and a successful Día de los Muertos event.

Puente offers Health and Wellness workshops and Leadership Development programs for community members on the South Coast. Support Puente’s work today.

Madres Guerreras y Líderes de Pescadero

Como parte del Programa de Salud y Bienestar “Madres” de Puente, doce mujeres se reunieron durante el otoño en sesiones semanales centradas en el bienestar y el apoyo emocional. Las mujeres acudieron a cada sesión para apoyarse mutuamente en sus actividades, contribuyendo de esta manera a su bienestar emocional y físico.

En cada sesión, estas mujeres se centraron en el diseño de banderas y artesanías en respuesta a noticias y eventos recientes sobre la inmigración. Las participantes eligieron materiales, crearon diseños y mensajes y cosieron cada una de las banderas. También compartieron sus sentimientos y reacciones al clima actual con respecto a la inmigración. El nombre que se les ocurrió para su proyecto fue:

Reflexiones sobre la Inmigración: La Voz de Doce Mujeres Guerreras

Al final de este proyecto, y para reforzar aún más su bienestar, las mujeres salieron para celebrar su trabajo en equipo yendo a un restaurante y probando la comida tailandesa por primera vez, recibiendo masajes en los pies y haciendo un recorrido VIP nocturno de la nueva biblioteca de Half Moon Bay.

Estas mujeres expresaron que un proyecto como éste les da un mayor sentido de comunidad y un espacio necesario para recargar, apoyarse mutuamente y ser saludables emocionalmente. Hablaron sobre temas difíciles y compartieron sus experiencias personales como inmigrantes, de las cuales algunas de ellas nunca antes habían hablado.

Las mujeres querían asegurarse de que tanto Puente como los partidarios de Puente son conscientes del valor de este programa que apoya a personas que a menudo no sólo llevan la carga de trabajo por largas horas sino que también cuidan a todos los que las rodean. Dijeron que tener un lugar para reconocerse mutuamente en sus esfuerzos y compartir sus necesidades de manera colectiva ha tenido un gran impacto en sus vidas.

El proyecto Madres Guerreras culminó con una hermosa exhibición en la celebración del Día de los Muertos en el último Mercado de Verduras de Pescadero organizado por Puente. La exhibición del Proyecto Madres Guerreras fue parte de las artes y artesanías creadas por la comunidad de la Costa Sur a través de varios talleres organizados por otro grupo de mujeres que recientemente emergieron como líderes como parte del Programa de Desarrollo de Liderazgo de Madres de Puente. Ambos programas fueron posibles gracias a la Fundación Bellavista y fueron creados para abordar la depresión materna.

El segundo grupo de Mujeres Líderes comenzó a reunirse semanalmente entre octubre y noviembre para planificar e implementar cinco talleres comunitarios y el altar para la celebración del Día de los Muertos de 2018. En cada reunión apoyaron mutuamente sus ideas y opiniones sobre los talleres y el altar. Estas reuniones semanales les dieron un espacio seguro para ser escuchadas y les permitió aprender y practicar sus habilidades de liderazgo.

Durante el proceso de planificación de los talleres comunitarios, las líderes reflexionaron sobre su propia cultura y aprendieron el significados de sus diferentes tradiciones a través de historias y conversaciones. Las líderes tuvieron la oportunidad de hablar sobre las varias formas de liderar.

Las mujeres se organizaron para que en cada taller comunitario hubiera una líder presente durante la instalación, durante el taller y durante la limpieza. Las líderes tuvieron que instalar mesas, suministros, bocadillos y crear un ejemplo de la actividad que harían ese día. Durante cada taller, las líderes tuvieron que dar la bienvenida, registrar a los participantes y presentar la actividad del taller. Otras funciones que realizaron fueron la divulgación a la comunidad para que trajeran ofrendas para el día del altar, la organización de un taller de voluntarios para tallar calaveras de azúcar y preparar el azúcar de colores para las calaveras.

Cuando se les preguntó a las mujeres cuál fue su mayor desafío como líder, una respondió: “mi mayor desafío fue hablar frente a una multitud”. Otra líder compartió: “para mí fue administrar mi tiempo como líder y mi tiempo con mi familia”. Cuando se les preguntó a las líderes qué es lo que más les gustó de ser líderes, dijeron: “Disfruté absolutamente de todo, especialmente trabajando con las otras líderes del equipo” y” Me complació ayudar a los demás y aprecié que se escuchara mi voz “.

En promedio, 35 miembros de la comunidad, incluyendo padres e hijos, asistieron a cada taller comunitario. Estos talleres se centraron en la historia del Día de los Muertos, la fabricación de calaveras de azúcar y la decoración de velas, calabazas y lienzos. Mientras trabajaban en los proyectos, los participantes también tuvieron la oportunidad de socializar y compartir sus historias.

El 1 de noviembre, en el Día de los Muertos, las mujeres líderes y voluntarios de la comunidad llegaron temprano en la mañana para comenzar a construir el altar, organizar las exhibiciones de arte y artesanía y crear el laberinto. A mediodía, tanto el laberinto como el altar estaban terminados. Todos se apresuraron a cambiar y pintar sus caras como calaveras para la gran celebración. El Día de los Muertos es uno de los eventos más populares de Puente porque reúne a la comunidad para recordar y celebrar a los seres queridos que han perdido. El pan tradicional de Muertos con chocolate caliente, la pintura de calavera, el ballet folklórico y la música fueron parte de este gran día.

El laberinto honra cada año el fallecimiento de diferentes grupos de personas. En el pasado, el laberinto ha honrado a familias, niños y hombres que han fallecido intentando cruzar la frontera. Este año, los líderes decidieron honrar el 50 aniversario de la Masacre de Tlatelolco en México y los recientes tiroteos escolares en los Estados Unidos. Los líderes eligieron usar libros, calaveras de azúcar y velas para representar a los estudiantes en el camino del laberinto. Signos bilingües explicaban el significado del laberinto.

Después del evento del Día de los Muertos, las líderes se reunieron por última vez para evaluar el programa. Todas compartieron lo que vieron que funcionó bien y qué cosas se podrían mejorar. Las mujeres se emocionaron al compartir nuevas ideas para mejorar el evento del próximo año.

La pasión, compromiso y liderazgo de estas mujeres, así como el trabajo de las Madres Guerreras, florecieron y terminaron con una buena nota con una hermosa exhibición y un exitoso evento del Día de los Muertos.

Puente ofrece talleres de salud y bienestar y programas de desarrollo de liderazgo para miembros de la comunidad en la costa sur. Apoya el trabajo de Puente hoy.

A special kind of Giving Tree brings holiday cheer to South Coast families / Un árbol navideño especial

It’s a special time of year at First Congregational Church in Palo Alto. With Christmas in the air, an unusual holiday tree has been erected in the church’s common room, festooned with brightly colored paper ornaments. Each ornament contains a Christmas wish for a gift that will make a big difference to a local family this holiday season.

Exactly 210 wishes adorn the tree this year, and 30 of them are from Puente’s community of participants. Puente is relying on its network of donors to grant the wishes of hundreds of children and adults throughout Pescadero and the South Coast during the holidays.

Many people are familiar with author Shel Silverstein’s iconic children’s book, “The Giving Tree,” published in 1964. First Congregational has had its own Giving Tree for at least 25 years, says Marilyn Putney, who took over as the holiday event’s organizer several years ago. It’s a special tradition that she looks forward to all year. It takes a lot of planning and organization to collect all the requests and turn them into ornaments, and then ensure that every gift is purchased by a congregant.

“At the church, when I got on the Outreach Board, it opened my eyes to the different nonprofits in the area,” says Putney. “You just know that people need help and they don’t always have the means to do it themselves. Anyone who has time to look outside yourself, shine your light and help others, should do it.”

Puente is one of seven local nonprofits that benefit from the generosity of First Congregational each year at holiday time. Congregants decide how many wishes they want to grant: some select up to five ornaments from the Giving Tree, and go shopping for whatever is listed there.

Each gift request to First Congregational is very specific. In Puente’s case, this year they include items like baby clothing, some toys, razor kits for farm workers, and several Target gift cards. They will end up in the hands of everyone from newborns to adults.

Putney, a mother of two who lives in Palo Alto, first learned about Puente about seven years ago when the nonprofit forged a connection with a youth minister in the church.

“Puente is so important for people who get our food to the table. They work really hard,” she says.

Puente has enjoyed a long relationship with faith-based groups for years thanks to outreach efforts to more than ten congregations throughout California.

Volunteerism and giving have been an important part of Putney’s life ever since she started volunteering in her children’s schools when they were little. Since then, her work with the Outreach Board of the church has brought her into contact with nonprofits that serve homeless people, formerly incarcerated individuals, and others. In addition to the Giving Tree, she helps organize a regular volunteer effort at a hot meal program run by a nearby church, All Saints Episcopal in Palo Alto.

Putney has been a member of her church since she was a child – she would accompany her parents to Worship Service. So when someone from Puente called her up two years ago and asked if they could add some extra items to the Giving Tree – some little black shoes for local girls– she was moved by the request.

Puente was already over its item limit for the Giving Tree, but Putney never mentioned that. Instead, she personally went and shopped for the shoes, and also some wallets that a group of Puente teenagers had requested.

“Those girls deserve to have nice shoes. And I just felt like, we can afford it. It was kind of fun to go out and buy all of these things,” she says.

Putney also enjoys driving to Puente to drop off all the gifts from her congregation – a December tradition. “It’s fun to think, well, someone is really going to like this,” she adds.

Tomorrow is Giving Tuesday. Here on the South Coast, 90 South Coast families and 185 children rely on our donors to provide gift cards for food for families and gifts for children. And 140 farm workers need warm jackets, blankets and sleeping bags, and other essentials.

Puente needs your help to reach its goal of $18,500 to buy these essentials for working families. You can select from the Target gift registry for farm workers by clicking here, or make a gift to Puente that will buy a holiday gift card for families by clicking here.   

Un árbol navideño especial

Es una época especial del año en la Primera Iglesia Congregacional de Palo Alto. Con la Navidad por llegar, se ha erigido un árbol navideño poco usual en la sala común de la iglesia, decorado con adornos de papel de colores brillantes. Cada adorno contiene un deseo de un regalo navideño que tendrá un gran impacto en una familia local en esta época de festividades.

Exactamente 210 deseos adornan el árbol este año, y 30 de ellos son de la comunidad de participantes de Puente. Puente confía en su red de donantes para conceder los deseos de cientos de niños y adultos de Pescadero y la Costa Sur durante las festividades de la temporada.

Mucha gente está familiarizada con el icónico libro infantil del autor Shel Silverstein, “El Árbol Generoso”, publicado en 1964. La Primera Iglesia Congregacional ha tenido su propio Árbol Generoso durante al menos 25 años, dice Marilyn Putney, quien asumió el cargo de organizadora del evento festivo hace varios años. Es una tradición especial que ella anhela todo el año. Se necesita mucha planificación y organización para recopilar todas las solicitudes y convertirlas en adornos, y luego asegurarse de que cada regalo sea comprado por un congregante.

“Cuando ingresé en la Junta de Alcance de la Iglesia, aprendí mucho sobre las diferentes organizaciones sin fines de lucro del área”, dice Putney. “Solo sabes que la gente necesita ayuda y no siempre tienen los medios para hacerlo ellos mismos. Cualquiera que tenga tiempo para mirar fuera de sí y ayudar a otros, debería hacerlo “.

Puente es una de las siete organizaciones no lucrativas locales que se benefician de la generosidad de la Primera Congregación de Palo Alto cada año durante las celebraciones de invierno. Los congregantes deciden cuántos deseos desean conceder: algunos seleccionan hasta cinco adornos del Árbol Generoso y van de compras por aquellos que aparece en su lista.

Cada solicitud de obsequio a la Primera Congregación es muy específica. En el caso de Puente, este año incluyen artículos como ropa para bebés, algunos juguetes, paquetes de rastrillos  para trabajadores agrícolas y varias tarjetas de regalo de Target. Estos regalos llegarán a las manos de todos los solicitantes, desde recién nacidos hasta adultos.

Putney, madre de dos hijos, que vive en Palo Alto, supo de Puente hace aproximadamente siete años, cuando la organización sin fines de lucro forjó una conexión con un ministro de jóvenes en la iglesia.

“Puente es muy importante para las personas que llevan comida a nuestra mesa. Trabajan muy duro ”, dice ella.

Puente ha disfrutado de una larga relación con grupos religiosos durante años gracias a los esfuerzos de alcance a más de diez congregaciones en toda California.

El voluntariado y las donaciones han sido una parte importante de la vida de Putney desde que comenzó a ser voluntaria en las escuelas de sus hijos cuando eran pequeños. Desde entonces, su trabajo con la Junta de Alcance de la iglesia la ha puesto en contacto con organizaciones sin fines de lucro que sirven a personas sin hogar, personas anteriormente encarceladas y otros. Además del Árbol Generoso, ella ayuda a organizar un esfuerzo voluntario regular en un programa de comida administrado por una iglesia cercana, Todos los Santos Episcopales en Palo Alto.

Putney ha sido miembra de su iglesia desde que era una niña – desde que acompañaba a sus padres al Servicio de Adoración. Cuando alguien de Puente la llamó hace dos años y le preguntó si la congregación podía agregar algunos artículos adicionales al Árbol Generoso – unos zapatos negros para las chicas de la localidad – ella se sintió conmovida.

Puente ya había superado el límite de ofrendas y adornos para el Árbol Generoso, pero Putney nunca lo mencionó. En su lugar, ella personalmente fue a comprar los zapatos, y también algunas carteras que un grupo de adolescentes de Puente había solicitado.

“Esas chicas merecen tener buenos zapatos. Y me apetecía, podíamos costearlo. Fue divertido salir y comprar todas estas cosas “, dice ella.

Putney también disfruta conduciendo hasta Puente para dejar todos los regalos de su congregación, una tradición de diciembre. “Es divertido pensar, a alguien realmente le va a gustar esto”, agrega.

Mañana es Un Dia Para Dar. Aquí, en la Costa Sur, 90 familias y 185 niños confían en nuestros donantes para proporcionarles tarjetas de regalo para alimentos y regalos. Y 140 trabajadores agrícolas necesitan abrigos, cobijas, sacos de dormir y otros artículos esenciales.

Puente necesita su ayuda para alcanzar su meta de $18,500 para comprar estos artículos esenciales para las familias trabajadoras. Puede seleccionar el registro de regalos de Target para trabajadores agrícolas haciendo clic aquí, o haga una donación a Puente para comprar tarjetas de regalo para familias haciendo clic aquí.

 

A family votes for the first time / Una familia vota por primera vez

Whatever political views you might hold, the outcome of last week’s midterm elections held a strong sense of urgency. For Alejandra Ortega, a first-time voter, it felt urgent not just in a political sense, but from a personal perspective, too.

That’s because her younger sister, Monica Resendiz, was a candidate on the ballot for governing board of the local La Honda-Pescadero Unified School District.

“She wants to make change in the community and be more involved,” says Ortega, who also has a younger brother. “The three of us went to Pescadero schools. Her way of giving back is by supporting the students and the families she knows.”

Resendiz, 29, not only is currently winning her bid to join the District board – she is leading in early elections results 

Ortega, who is Puente’s Fund Development Associate, spent her Tuesday evening with a laptop on the kitchen table, checking and rechecking the election results with anticipation and excitement. Her eldest son would not go to sleep until he got reassured that his Tia (auntie) was still in the lead.  

“He asked me two days later, wait, did Tía [auntie] win?’ And I said, ‘Not yet, but so far she is winning!’”

If she does win, Resendiz will be one of the youngest locals to serve on the District board and may be the first Latina to do so.

To make things even more dramatic, this was the first election in which Ortega and her sister were finally able to vote. Both women acquired citizenship around the same time in early 2017, following a ten-year application process. The whole family has been in the U.S. for a long time. Their younger brother, who is 24, was born here. Ortega and Resendiz were brought to the U.S. as young children.

As a first-time voter, Ortega found the process of making decisions about issues and candidates to be a real challenge. She said she felt the stakes were high, but she had some trouble untangling some of the more complex and even contradictory-seeming propositions as written on her sample ballot.

“The propositions were really difficult to understand. I would turn on the TV in the morning, and it would say, “Vote no on this! Vote yes on this!” and it was like, who’s telling the truth?”

Fortunately, Ortega’s sister suggested some websites to look at for impartial analysis of the propositions and background on candidates. Her sister even helped her register to vote online.

“I have to say, it was quite scary when it came to filling out the ballot,” Ortega says. “I did think if I’m having a hard time, especially with the propositions, how is it for citizens who might not be able to access these same resources, like researching online or asking your friends who are also citizens?”

She says the process has inspired her to advocate for more bilingual and bi-partisan information to help citizens make a more informed decision. She took note of the fact that up through election night only around 500 people in her district voted on the candidates for school board, suggesting turnout in the area was very low. Ortega registered as a voter only recently and has been encouraging many others in the community as part of Puente’s efforts and Vote campaigns, so she was surprised by the low turnout.  

Puente encouraged voter registration and civic engagement in the midterm elections among local community members and engaged 315 people in the process. Puente also produced a South Coast Voter Guide in English and Spanish that helped people identify all the ways available to vote in the 28 days leading to the election. Puente also posted regularly (often many times a day) election process information in English and Spanish.

Puente also helps legal residents become U.S. Citizenship by helping them with the application process, often providing a zero-interest loan or requesting a fee waiver, if they qualify. Local volunteers are matched with applicants to prepare for the interview and the English language and Civic tests.

“As a citizen, I believe in starting small,” says Ortega. “I wanted to make my vote count within my community. If my vote counted for my sister, I was going to be happy.”

Ortega thinks her sister’s presence on the school board will encourage others to take on leadership roles, getting more people to register to vote, and convince them that they can also make a difference in their community and beyond.

“I was able to show my children what this process was like. They are seeing representation – people in the community they are connected to, doing things. Hopefully they’ll see my sister as a role model,” she says.

As the voice of the community, advocacy and civic engagement is one of the core programs of Puente. Please support Puente’s work today.

Una familia vota por primera vez

Independientemente de las opiniones políticas que pueda tener, el resultado de las elecciones de mitad de período de la semana pasada tuvo un fuerte sentido de urgencia. Para Alejandra Ortega, votante por primera vez, no sólo fué urgente en el sentido político, sino también desde una perspectiva personal.

Esto se debe a que su hermana menor, Monica Resendiz, fue candidata en la boleta para la junta de gobierno del Distrito Escolar Unificado de La Honda-Pescadero.

“Ella quiere hacer un cambio en la comunidad y participar más”, dice Ortega, quien también tiene un hermano menor. “Los tres fuimos a las escuelas de Pescadero. Su forma de retribuir es apoyando a los estudiantes y las familias que conoce ”.

Resendiz, de 29 años, no solo está ganando su candidatura para unirse a la junta directiva del Distrito, sino que hasta ahora es la máxima conseguidora de votos.

Ortega, que es Asociada de Desarrollo de Fondos de Puente, pasó la tarde del martes con una computadora portátil sobre la mesa de la cocina, verificando y revisando los resultados de las elecciones con anticipación y entusiasmo. Su hijo mayor no se iría a dormir hasta que se asegurara de que su tía todavía estaba a la cabeza.

“Me preguntó dos días después, espera, ¿ganó la tía?”. Y yo dije: “Todavía no, ¡pero ella está ganando hasta ahora” .

Si ella gana, Resendiz será una de las locales más jóvenes en formar parte de la junta del Distrito y puede ser la primera latina en hacerlo.

Para hacer las cosas aún más dramáticas, esta fue la primera elección en la que Ortega y su hermana finalmente pudieron votar. Ambas mujeres adquirieron la ciudadanía aproximadamente al mismo tiempo a principios de 2017, luego de un proceso de solicitud de diez años. Toda la familia ha estado en los Estados Unidos durante mucho tiempo. Su hermano menor, que tiene 24 años, nació aquí. Ortega y Resendiz fueron traídos a los Estados Unidos como niños pequeños.

Como votante por primera vez, Ortega encontró que el proceso de tomar decisiones sobre temas y candidatos es un verdadero desafío. Ella dijo que sentía que lo que estaba en juego era alto, pero tuvo algunos problemas para desentrañar algunas de las proposiciones más complejas e incluso contradictorias que aparecen en su boleta de muestra.

“Las proposiciones eran realmente difíciles de entender. Yo encendía la televisión por la mañana y decía: “¡Vote no en esto! ¡Vote sí a esto! “Y me preguntaba, ¿quién está diciendo la verdad?”

Afortunadamente, la hermana de Ortega sugirió algunos sitios web para buscar un análisis imparcial de las proposiciones y los antecedentes de los candidatos. Su hermana incluso la ayudó a registrarse para votar en línea.

“Tengo que decir que daba un poco de miedo cuando traté de llenar la boleta”, dice Ortega. “Pensé que si yo estaba teniendo dificultades, especialmente con las propuestas, ¿cómo sería para aquellos ciudadanos que no tienen acceso a estos mismos recursos, como investigar en la web o preguntar a tus amigos?

Ella dice que este proceso la ha inspirado a abogar por más información bilingüe y bipartidista para ayudar a los ciudadanos a tomar una decisión más informada. El día de las elecciones, tomó nota del hecho de que hasta entonces sólo unas 500 personas en su distrito habían votado a los candidatos para la junta escolar, lo que sugería que la participación en el área era muy baja. Ortega se registró como votante recientemente y ha estado alentando a muchos otros en la comunidad como parte de los esfuerzos de Puente y las campañas de votación, por lo que se sorprendió por la baja participación.

Como parte de esta campaña, Puente alentó el registro de votantes y el compromiso cívico en las elecciones intermedias entre los miembros de la comunidad local e involucró a 315 personas en el proceso. Puente también produjo una Guía para el votante de la Costa Sur en inglés y español que ayudó a las personas a identificar todas las formas disponibles para votar en los 28 días previos a la elección. Puente también publicó regularmente (a menudo muchas veces al día) información sobre el proceso electoral en inglés y español.

Puente también ayuda a los residentes legales a convertirse en ciudadanos estadounidenses al ayudarlos con el proceso de solicitud, a menudo brindando un préstamo de interés cero o solicitando una exención de cuotas, si califican. Los voluntarios locales se emparejan con los solicitantes para prepararse para la entrevista y las pruebas cívicas y de inglés.

“Como ciudadano, creo en comenzar con poco”, dice Ortega. “Quería que mi voto contara dentro de mi comunidad. Si mi voto contaba para mi hermana, iba a ser feliz “.

Ortega cree que la presencia de su hermana en el consejo escolar tendrá el efecto de animar a otros a asumir roles de liderazgo, lograr que más personas se registren para votar y convencerlos de que también pueden hacer una diferencia en su comunidad y más allá. .

“Pude mostrar a mis hijos cómo fue este proceso. Están viendo la representación: las personas de la comunidad con las que están conectadas, hacen cosas. Esperemos que vean a mi hermana como un modelo a seguir “, dice ella.

Como la voz de la comunidad, la promoción y el compromiso cívico es uno de los programas centrales de Puente. Por favor apoya el trabajo de Puente hoy.