Why I support Puente by Al Fricke. Por qué apoyo Puente by Al Fricke.

Al Fricke with youth leadership program participants. Al Fricke con participantes del programa de liderazgo juvenil.

Why I support Puente by Al Fricke

I could say that I support Puente because I like tacos and enchiladas whether served south of the border or in the Pescadero elementary school gym. But, the reasons go much deeper than that. What I really value are the people who grow, harvest, deliver, cook, and serve the food. I like their families, the extended community, and their spirit. And (this is big), the dedication and spirit of the Puente staff is infectious. I am grateful to Puente for letting me help repay a thousand simple genuine kindnesses shown to me while traveling below the border. Through support of Puente, I can provide a tiny flicker of counterbalance to our present national leadership.

I think older retired people like myself have to keep learning and growing or they will shrivel and wrinkle. Which would I rather do, spend a night at Cafecito or watch television until bed? Which is better, experiencing the documentary and discussion following El Otro Lado de Migración or watching the news?

The experience of taking groups of adolescents from Puente for their first sailing adventure always pumps me up. I have so many anecdotes to tell my wife on return. Their eyes are wide open. They hop to it to help and figure things out so quickly. They cannot believe they are steering. They inhale huge sandwiches. They ask penetrating questions. I can tell they are taking mental notes, particularly when they ask me about my career.

So, a better question is why would I not support Puente?

 

Por qué apoyo Puente by Al Fricke

Podría decir que apoyo a Puente porque me gustan los tacos y las enchiladas ya sean servidas al sur de la frontera o en el gimnasio de la primaria en Pescadero. Pero mis razones van más allá de eso. Lo que verdaderamente aprecio son las personas que crecen, cosechan, distribuyen, cocinan, y sirven la comida. Me gustan sus familias y la comunidad extendida y sus espíritus. Además (esto es grande), la dedicación y espíritu que tiene el equipo de Puente es contagioso. Estoy agradecido con Puente por darme la oportunidad de repagar los múltiples actos de generosidad que se me dieron cuando viaje al sur de la frontera. Con el apoyo de Puente puedo proveer un acto de contrapeso al liderazgo nacional actual.

Yo creo que las personas jubiladas, como yo, tienen que seguir aprendiendo y creciendo, sino, se harán viejos. ¿Que preferiría yo, pasar una noche en Cafecito o ver la tele en cama? Qué es mejor, ¿experimentar el documental y discusión de El Otro Lado de Migración o ver las noticias?

La experiencia de llevar a grupos de jóvenes de Puente en su primer viaje de navegación marina siempre me da energía. Tengo tantas anécdotas para contarle a mi esposa cuando regreso. Sus ojos están alertamente vivos. Ellos brincan a la oportunidad de ayudar y aprenden las cosas rápidamente. Ellos no pueden creer que están navegando el barco. Me doy cuenta que están haciendo notas mentales, particularmente cuando me preguntan sobre mi carrera profesional.

Entonces, la pregunta correcta es ¿por qué no, apoyaría a Puente?

Puente turns its focus to senior services

 Carol Young-Holt and her husband Dave are in their mid-70s. They live in La Honda. As the years pass, staying active and healthy and preserving their independence are very important goals for both of them.

 “We live on a big, wild property and we’re alone. We are in the throes of wondering, ‘How long can we do this?’ – And I know others are in a similar situation,” says Young-Holt. She’s referring to other seniors she knows who also want to age in place at home, in La Honda, Loma Mar, San Gregorio and Pescadero.

Those are difficult questions for any senior. But living on the rural South Coast comes with an extra layer of challenges. Take Young-Holt’s husband, who has macular degeneration. His eyesight is stable enough for now. Someday, if he can no longer drive, it could really hamper his independence. Everything – the grocery store, the doctor, friends, culture and entertainment – is a long car ride away.

The distance issue also complicates getting support from a home health aide, should one ever be necessary. The nearest home health aides are stationed in Half Moon Bay, and so are all the other relevant senior services.

“We don’t have the population to support those kinds of things, and it’s a huge conundrum for the whole area,” adds Young-Holt, who is also vice-chair of the Puente Board of Directors.

“Demographically, the Baby Boomers are getting older; they’re going to start needing more services, possibly all at once. It’s happening everywhere, and we realized that it was also going to happen to us here on the South Coast,” says Madeleine Kane, Community Health Manager for Puente. When Puente staff noticed a dramatic increase – 46% in the number of local seniors participating in Puente’s community programs and services between 2015 and 2017 — the time was ripe to ask how Puente can be ready and responsive.

Results of a survey at the Puente Health Fair revealed where there were gaps for services to seniors. Distance was a major preoccupation: “Providers don’t just come over here” was a common refrain. Most respondents wanted to know about options for home care because aging in place is a priority. Access to affordable health insurance and quality health care were also high up on the list: some seniors report struggling with high insurance premiums and meeting basic needs for housing and food while on a fixed income. Some people asked for help with drafting an Advance Healthcare Directive. Puente will offer a workshop on that topic at its next Health Fair, as well as other workshops that are directly helpful to seniors.

“If anything, Kane said, those needs are intensely compounded by the fact that seniors on the rural South Coast are more isolated and have less access to the services they require to age safely in place.

Puente regularly connects seniors with paratransit transportation to doctor’s appointments in Half Moon Bay and elsewhere. Puente’s Community Health Workers, or ‘Promotoras’ make house calls and provide bilingual health outreach. Puente’s own staff handle most health insurance enrollments free, including Medicare. Puente’s Thursday night clinic cares for many seniors who are managing chronic health problems. (The clinic only serves individuals who meet low-income requirements. This excludes many seniors in the area).

Other needs are the province of specialists. Fortunately, there are many specialized services in the Half Moon Bay Area. The Coastside Adult Day Health Center and Senior Coastsiders are important resources for health therapies and socializing, whereas no senior center exists on the South Coast. Mission Hospice & Home Care in San Mateo offers care to those who are terminally ill or facing a life-threatening illness and some of its employees happen to live on the Coastside.

“We do have quite a few services that already support seniors like Zumba, mental health services and the outpatient clinic (if you have MediCal or ACE insurance). But we’re learning that seniors have some unique challenges and what exists might not be enough to support them best, so that’s why we’re asking for input about what other services seniors need” explains Kane.

Rather than try to reinvent the wheel on its own, Puente scheduled a meeting in late January with representatives of all the above organizations, plus Puente’s own health staff and Executive Director, and a handful of board members, including Young-Holt.

Several interested seniors also attended, especially from La Honda. Lynnette Vega was one of them.

“At the meeting it was wonderful to meet other people who are as concerned as I am about seniors,” says Vega. “People need each other for information and support. Connectedness is super important on many different levels. That’s a big thing.”

Vega has lived in La Honda since 1969. She has spent much of her career working with seniors at places like Foothill College and the Los Gatos Recreation Department. Now as a senior herself, she knows first-hand what the issues are and she carried that message to the collaborative meeting.

Vega has organized many La Honda-based senior groups and programs, including a series of lectures given by experts on topics like Medicare and preparing an Advance Healthcare Directive. Vega also founded the La Honda chapter of Indivisible, a national progressive action group.

“Isolation is a proven killer. It is not only about being alone, it is also what happens to the individual psychologically and physically when there is not enough social interaction. At base, we need each other to thrive in a meaningful way. And, in a place like La Honda, isolation can become much more of an issue. It’s important for a community to offer different things that interest people, socially, intellectually, environmentally – so that, if they wish, they can become connected and engaged,” explains Vega.

Moving forward, Kane hopes the new group can collaborate on questions of which services to bring to Pescadero and La Honda, versus when it makes more sense to transport local seniors to where the services already are. Puente will also position itself as a clearinghouse for information and referrals on questions like how to find an in-home caretaker. As the silver tsunami, as officials call it, hits the country, state, county and the South Coast, there is an urgent need to make information and resources readily available.

And, it is matter of letting seniors know that Puente is a resource.

“People may assume, ‘Oh, Puente doesn’t do that, and we’ll just muddle through ourselves.’” That is not the case, says Kane. “There are a lot of very good things already happening. The question is how to bring resources together, build on them, and capitalize on the energy from people who want to bring more services to seniors.”

To join the next collaborative planning meeting on senior services, contact Madeleine Kane at MKane@mypuente.org or (650) 262-5989.

We rely on your support to keep building these services for seniors on the South Coast. Please donate today.

 Puente pone énfasis en los servicios para las personas mayores

 

Carol Young-Holt y su esposo Dave tienen más de 70 años. Viven en La Honda. Con el paso de los años, mantenerse activos, sanos y preservar la independencia son metas muy importantes para ambos.

“Vivimos en una propiedad grande y rústica, y estamos solos. Estamos en proceso de preguntarnos: “¿por cuánto tiempo podremos mantenernos así?” – Y yo conozco a otros en una situación similar”, dice Young-Holt. Se refiere a otras personas mayores conocidas que también quieren envejecer en su hogar, en La Honda, Loma Mar, San Gregorio y Pescadero.

Éstas son preguntas difíciles para cualquier persona mayor. Pero vivir en el área rural de la Costa Sur trae consigo una carga añadida de dificultades. Pensemos por ejemplo en el esposo de Young-Holt, que tiene mácula degenerativa. Su visión por el momento es suficientemente estable. Algún día, si no pudiera seguir manejando, su independencia podría realmente dificultarse. Todo – la tienda de abarrotes, el doctor, los amigos, la cultura y el entretenimiento – está a una gran distancia en automóvil.

El problema de la distancia también complica el conseguir apoyo de un asistente de salud en casa, si es que acaso alguno fuese necesario. Los asistentes de salud en el hogar más cercanos tienen su base en Half Moon Bay, al igual que el resto de los servicios importantes para las personas mayores.

“No tenemos a las personas para apoyar ese tipo de cosas, y es una gran incógnita para toda la zona”, añade Young-Holt, que también es vicepresidenta del Consejo Directivo de Puente.

“Demográficamente, la generación de los años 50 y 60 (en inglés “Baby Boomers”) están envejeciendo; van a comenzar a necesitar más servicios, posiblemente todos al mismo tiempo. Está pasando en todas partes, y nos dimos cuenta de que también iba a pasarnos a nosotros aquí en la Costa Sur”, dice Madeleine Kane, Gerente de Salud Comunitaria en Puente. Cuando el personal de Puente notó un aumento dramático – 46% en el número de personas mayores locales participando en los programas y servicios comunitarios de Puente entre los años 2015 y 2017 – la ocasión fue propicia para preguntar cómo podía Puente estar listo y disponible para dar respuesta.

Los resultados de una encuesta en la Feria de la Salud de Puente mostraron dónde había espacios desatendidos en los servicios a personas mayores. La distancia resultó ser una preocupación de primer nivel: “los proveedores de salud simplemente no vienen aquí” era una afirmación frecuente. La mayoría de los participantes quería saber acerca de las opciones para los cuidados en el hogar porque envejecer en su casa era una prioridad. El acceso a los seguros de salud asequibles y al cuidado médico de calidad también tenían una posición alta en la lista: algunas personas mayores comentaban que tenían dificultades con las cuotas altas del seguro y con poder satisfacer las necesidades básicas como la comida y el alojamiento con unos ingresos fijos. Algunas personas pedían ayuda para desarrollar un Testamento Vital. Puente ofrecerá un taller sobre este tema en su próxima Feria de la Salud, así como otros talleres que son de ayuda directa a las personas mayores.

“En cualquier caso, dice Kane, esas necesidades se complican sensiblemente por el hecho de que las personas mayores de la Costa Sur rural están más aisladas y tienen menos acceso a los servicios que requieren para poder envejecer en su hogar”.

Puente conecta regularmente a las personas mayores con transporte especializado para llevarlos a sus citas con el doctor en Half Moon Bay y otros lugares. Los trabajadores de salud comunitaria de Puente, o “Promotoras”, hacen visitas al hogar y proporcionan comunicación bilingüe sobre la salud. El propio personal de Puente gestiona la mayoría de las inscripciones en los seguros de salud sin cargo alguno, incluyendo Medicare. La clínica del jueves por la noche de Puente cuida a muchas personas mayores que tienen problemas de salud crónicos (la clínica sólo atiende a personas que cumplen con los requisitos de bajos ingresos. Esto excluye a muchas personas mayores en la zona).

Otra necesidad es la disponibilidad de especialistas. Afortunadamente, hay muchos servicios especializados en la zona de Half Moon Bay. El Centro de Día para Adultos de la Costa y el Centro de Personas Mayores de la Costa (“Senior Coastsiders”) son importantes recursos para las terapias de salud y la vida social, ya que no existen centros de mayores en la Costa Sur. El Mission Hospice & Home Care en San Mateo ofrece cuidados a aquellos que tienen una enfermedad terminal o que se enfrentan a enfermedades potencialmente mortales, y algunos de sus empleados viven casualmente en la costa.

“Tenemos unos cuantos servicios que ya proporcionan apoyo a los mayores como la Zumba, los servicios de salud mental y la clínica de pacientes externos (si usted tiene MediCal o seguro ACE). Pero estamos descubriendo que muchas personas mayores tienen problemas específicos y lo que existe puede no ser suficiente para darles el mejor apoyo, y es por eso que estamos pidiendo información sobre qué otros servicios necesitan las personas mayores”, explica Kane.

Antes que intentar reinventar la rueda por sí mismo, Puente organizó una reunión a finales de enero con representantes de todas las organizaciones mencionadas arriba, junto al propio personal de salud y la Directora Ejecutiva de Puente, así como un grupo del Consejo Directivo, incluyendo a Young-Holt.

Algunas personas mayores interesadas también acudieron, especialmente de La Honda. Lynette Vega fue una de ellas.

“En la reunión fue maravilloso conocer a otras personas estaban tan preocupadas como yo por las personas mayores”, dice Vega. “Las personas nos necesitamos unos a otros para tener información y apoyo. La conexión es súper importante a muchos niveles. Es algo muy grande”.

Vega ha vivido en La Honda desde 1969. Ha pasado gran parte de su carrera trabajando con personas mayores en lugares como Foothill College y el Departamento de Recreación de Los Gatos. Ahora que ella misma es una persona mayor, conoce de primera mano cuáles son los problemas y trajo consigo el mensaje a la reunión colaborativa.

Vega ha organizado muchos programas y grupos de personas mayores centrados en La Honda, incluyendo una serie de conferencias dadas por expertos en temas como el Medicare y el Testamento Vital. Vega también fundó el capítulo de La Honda de Indivisible, un grupo de acción progresista a nivel nacional.

“El aislamiento puede matar. No es sólo el estar solo, sino lo que también ocurre al individuo psicológicamente y físicamente cuando no hay suficiente interacción social. Desde la misma base nos necesitamos unos a otros para desarrollarnos y prosperar de una manera significativa. Y, en un lugar como La Honda, el aislamiento puede convertirse en mucho más que un problema. Es importante que una comunidad ofrezca cosas diferentes que interesan a las personas, social, intelectual y medioambientalmente – de modo que, si lo desean, pueden conectarse e involucrarse”, explica Vega.

Avanzando hacia el futuro, Kane espera que el nuevo grupo pueda colaborar en cuestiones como qué servicios traer a Pescadero y a La Honda, frente a cuándo tiene más sentido transportar a las personas mayores locales a donde ya están los servicios. Puente también se erigirá como un centro de recursos para la información y referencias sobre cuestiones como la manera de encontrar un cuidador en casa. Ahora que el “tsunami de plata”, como lo llaman las autoridades, golpea al país, al estado, al contado y a la Costa Sur, hay una necesidad urgente de hacer que la información y los recursos estén prontamente disponibles.

Y es cuestión de hacer saber a las personas mayores que Puente es un recurso.

“Puede que la gente presuponga “oh, Puente no hace eso, ya nos las apañaremos nosotros solos”. Ese no es el caso, dice Kane. “Ya hay muchas cosas buenas que están pasando. La pregunta es cómo reunir los recursos, construir sobre ellos, y capitalizar la energía de las personas que quieren acercar más servicios a las personas mayores”.

Para donar y para unirse a la siguiente reunión de planeación colaborativa sobre los servicios a personas mayores, póngase en contacto con Madeleine Kane en MKane@myPuente.org o en el (650) 262-5989.

Dependemos en su apoyo para seguir creando servicios para las personas mayores de la Costa Sur. Por favor haga su donación hoy.

Adult classes help students cope in a difficult climate

ESL Students practice ordering food at Station Night. Estudiantes de ESL practican ordernar comida en la noche de estaciones.

Most community English as Second Language (ESL) classes don’t test students’ knowledge of spoken English by having them play-act a scenario where Immigration and Customs Enforcement agents show up at their front door and ask to be let in. But Puente isn’t most places.

Station Night, a series of role-playing ‘stations’ created by Puente and staffed by local volunteers, tests students’ ESL proficiency at the end of the semester with English language scenarios. Depending on their level of proficiency, students enact scenes that reflect actual, day-to-day scenarios in their lives.

The ICE home visit station was a brand-new scenario Puente staff added to Station Night in December, while many ESL students are Green Card holders or citizens, this activity reflects the realities many have living without documents in today’s political climate.

“This is just a scenario for which we wanted students to be prepared as much as possible,” says Lizeth Hernandez, Puente’s Education Director. “We also provided students with red cards [to communicate with agents] so if they didn’t want to speak, they didn’t have to – they could just slip them under the simulated ‘door.’  But some students were more vocal and they said, ‘If you don’t have a warrant, I won’t open the door.’”

Students went home with important knowledge about a potential encounter with ICE. They also practiced their English at stations where they simulated scenarios like how to handle the aftermath of a car accident (like exchange information and file a police report), and what to do if they get a scam call – and how to tell that it is a scam.

Puente’s message is that communication is not just a minor aspect of polite social behavior. Language itself is a tool that can help students navigate the most important (and frightening) moments in life.

“Many of the ESL students did not have an opportunity to start or finish their education. Their stories are about being in the U.S. and trying to survive. A lot of them come wanting to learn survival English,” says Monica Resendiz, the newest instructor in Puente’s Adult Education program.

Resendiz teaches one beginner ESL and two levels of Spanish. Her ESL students enjoy learning the proper tenses and basic building blocks of the English language, but they also have an urgent need to learn basic conversational sentences. They need to know the days of the week, and how to make an appointment.

The new semester kicked off in mid-January with four ESL classes for adults, at levels ranging from beginner to advanced. Puente also re-launched Spanish classes in Pescadero that drew a record number of students.

Speaking of records, Puente enrolled 36 students in the second semester of its popular Early Childhood Education class that Puente offers in conjunction with Cañada College and La Costa Adult School. Students are coming from as far away as Half Moon Bay for the opportunity to earn a professional certification toward working with young children in a preschool setting.

The class serves a vocational purpose: at the end of the two-year cohort, graduating students will be eligible for a state license to become an assistant teacher at a preschool or parent co-op.

“When we talk about education opening doors, it can be an abstract idea. Whereas this is tangible, and it makes it more enticing. It’s a shorter trajectory with something physical at the end of it that they have earned,” says Hernandez.

Puente’s ESL classes have also evolved to the point where Puente is switching to a year-based system that will allow teachers to build on students’ progress over two consecutive semesters, according to Hernandez. Results from Station Night are used to inform staff about that progress, and students will be re-tested on the same stations at the next Station Night in May.

“For some of them, Spanish isn’t even their first language,” she says. “They’re handed so many papers when they get here, and they don’t read English and they just want the knowledge to break it down.”

Her Spanish students are local community members who want to get to know their neighbors. But Resendiz says her Latino ESL students have a similar goal.

“It’s the same thing. In both classes, they want to understand each other,” she says.

If you would like to volunteer at Station Night in May, please contact Program Director, Lina Mira at lmira@mypuente.org. We are always looking for volunteers to role-play being doctors, shopkeepers, and police officers and practice speaking English with ESL students. No prior experience required, just the desire to continue to support our students and build community.

Puente’s adult education programs rely on the support of our donors. To help underwrite the costs of instructors, childcare, or materials, donate now.

Spanish Class- Clase de Español

Las clases de adultos ayudan a los estudiantes a enfrentar un clima difícil

 La mayoría de las clases comunitarias de inglés como segunda lengua no examinan a los estudiantes sobre su conocimiento del inglés haciéndoles que participen en una dramatización donde agentes del Servicio de Aduanas e Inmigración (ICE, por sus siglas en inglés) se presentan en su casa y piden que se les deje entrar. Pero Puente no es un lugar común.

 La noche de estaciones, una serie de situaciones dramáticas creadas por Puente y llevadas a cabo por voluntarios locales, pone a prueba el conocimiento y entendimiento del idioma inglés de los estudiantes con situaciones donde los estudiantes practican el inglés. Dependiendo de su nivel de competencia, los estudiantes ponen en escena hechos que reflejan la realidad cotidiana en sus vidas.

La situación de la visita al hogar del ICE es una de las dramatizaciones nuevas que el personal de Puente añadió a la noche de estaciones en diciembre. Aunque muchos estudiantes de inglés como segunda lengua tienen tarjeta de residencia o son ciudadanos, esta actividad refleja la realidad que muchos han estado viviendo al no tener documentos en el clima político de hoy.

“Es tan sólo una situación ficticia para la que nos gustaría que los estudiantes estuvieran preparados en caso que fuera posible”, dice Lizeth Hernández, Directora de Educación de Puente. “También les damos a los estudiantes tarjetas rojas [para comunicarse con los agentes] de modo que, si no quisieran hablar, no tuvieran que hacerlo – simplemente tendrían que deslizar la tarjeta bajo la puerta simulada. Pero algunos estudiantes querían hacerse oír y dijeron “si usted no tiene una orden judicial, no abriré la puerta.”

Los estudiantes se fueron a casa con conocimientos importantes sobre un potencial encuentro con el ICE. También practicaron su inglés en escenas simuladas como qué hacer si ocurre un accidente de tráfico (como intercambiar información o solicitar un informe de la policía), y qué hacer si reciben una llamada fraudulenta – y cómo distinguir cuando es un fraude.

El mensaje de Puente es: la comunicación no es tan sólo una cortesía. La lengua en sí misma es una herramienta que pueda ayudar a los estudiantes a navegar los momentos más importantes (y preocupantes) en la vida.

“Muchos de los estudiantes de inglés como segunda lengua no tuvieron la oportunidad de comenzar o acabar sus estudios. Sus historias son acerca de estar en los Estados Unidos y tratar de sobrevivir. Muchos de ellos vienen queriendo aprender inglés para sobrevivir y navegar”, dice Mónica Reséndiz, la instructora recientemente incorporada al programa de educación de adultos de Puente.

El nuevo semestre comenzó a mediados de enero con cuatro clases de inglés como segunda lengua para adultos, en niveles desde principiante hasta avanzado. Puente también dio comienzo una nueva edición de las clases de español en Pescadero, lo cual atrajo a un número récord de estudiantes.

Hablando de récords, Puente registró a 36 estudiantes en el segundo semestre de su popular Clase de Educación de la Infancia que Puente ofrece con la colaboración de Cañada College y la Escuela de Adultos La Costa.

La clase sirve un propósito profesional: al final del programa de dos años, los estudiantes que se gradúan podrán obtener una licencia estatal para convertirse en asistentes de maestros en un preescolar o cooperativa de padres y madres.

“Decir que la educación te abre las puertas puede ser una idea abstracta. Sin embargo, esto es una posibilidad, y lo hace más atractivo. Es una trayectoria más corta con algo físico al final que se puede conseguir”, dice Hernández.

Las clases de inglés como segunda lengua de Puente han evolucionado hasta el punto en que Puente va a cambiar a un sistema de años académicos que permitirá a los maestros y maestras partir del progreso de los estudiantes durante dos semestres consecutivos, según Hernández. Los resultados de la Noche de Estaciones se utilizarán para dar información al personal sobre el progreso, y los estudiantes pasarán por un nuevo examen en las mismas situaciones en la siguiente Noche de Estación en mayo.

Reséndiz enseña una clase de principiantes de inglés como segunda lengua y dos niveles de español. Sus estudiantes de inglés disfrutan aprendiendo los tiempos verbales adecuados y las piezas básicas de la lengua inglesa, pero también tienen la necesidad urgente de aprender frases básicas. Necesitan saber los días de la semana, y cómo hacer una cita.

“Para algunos de ellos, el español no es su primera lengua”, dice. “Se les dan tantos papeles cuando llegan aquí, y no pueden leer inglés y simplemente quieren el conocimiento para poder entender las cosas por partes”.

Sus alumnos de español son miembros de la comunidad local que quieren conocer a sus vecinos y poder platicar.  Reséndiz dice que sus estudiantes latinos de inglés tienen una meta similar. “Es la misma historia. En ambas clases, quieren entenderse mutuamente”, dice.

Si desea involucrarse y ser un voluntario en mayo para la noche de estación por favor comuníquese con Lina Mira, Directora de Programas al lmira@mypuente.org. Siempre estamos buscando voluntarios que jueguen el papel de un doctor, comerciante, o policía y practicar hablando ingles con nuestros estudiantes. No se requiere experiencia previa solo el deseo de apoyar y convivir.

Los programas de educación de adultos en Puente dependen del apoyo de nuestros donadores. Para ayudar con los gastos del programa como maestros, cuidado infantil, o materiales, contribuya hoy.