Our pandemic year: Puente managers describe the most challenging time in Puente’s history

It’s been a year since the world went into lockdown due to the COVID-19 pandemic. It was a time of both disruption and innovation for Puente, where we quickly found ways to adapt in serving the community. In March, Puente’s managers sat down to share some personal stories from the past year and to reflect on the work they have done with Puente. In a sometimes emotional roundtable conversation, they shared the highlights and lowlights of this unprecedented time. They also looked ahead to the ways in which Puente will continue to change and adapt.

The participants included Rita Mancera, Executive Director; Arlae Alston, Program Director; Lizeth A. Hernandez, Education Director; Ophelie Vico, Community Health Specialist; Laura Rodriguez, Community Development Specialist; Jill Anderson, Interim Clinical Director; and Alejandra Ortega, Development Manager. Their conversation has been edited for length.

What was a highlight from the past year for you? What was one thing you were most proud of?

Rita Mancera: I think if there’s one thing that I am probably the proudest of, it was going to the farms with COVID-19 vaccines: going to the farms, not just having people come to us. And for farm workers, not being the last ones on the list. It was just the amount of work that happened to get to that day – months of advocacy, emails and calls. As the leader of the organization, I always feel that this team is together in everything we accomplish. And on that day, I was like, this is good work we’re doing. With people that often are at the bottom of the list, and here they are at the top of the list. We have done our part. We have great partners!

Arlae Alston: I agree with Rita, the vaccine effort, bringing it to Pescadero, really has been my biggest highlight. Just being a part of it, being there through a historic year—I have said this before—we’re so thankful for our donors. But buckets and buckets of money would mean nothing if we didn’t have our staff too. We have had to stretch them, and they have responded with so much heart. And so that has also been a highlight—to be a part of this team that has shown up for evacuations, for vaccines, for tests, for grocery deliveries. That’s just been incredibly humbling, and a privilege.

Lizeth Hernandez: Early on we partnered with the high school to put on an amazing, special graduation for the class of 2020. And so that was a nice way to see the community coming together to put on, for the very first time, this virtual outdoor graduation that would be memorable for the families. For me personally, that was the first cohort of students who I got to see from freshman year all the way to senior year. And so, that was super important.

Ophelie Vico: For me, one of the highlights was at the very beginning of the pandemic. I was grocery shopping for a lot of the seniors in Pescadero and in La Honda in those were scary times. I just remember that at the time, we didn’t know much about the virus. I was scared going to the grocery store. But what really made it worth it was knowing that the people, that we understood initially were most at risk, were safe at home.

Laura Rodriguez: I think the biggest highlight has been just seeing our team go on and exceed expectations of really serving our community, from food distribution, which was just created in a week, to scheduling appointments, provide financial assistance, unemployment assistance, fill in for wage gaps. Our team has been able to brainstorm ideas for how programs can work for everyone during COVID, and how they could be in the future as well.

Jill Anderson: I think that the counseling team, much like our teachers out there on the front lines, everyone has needed to adjust how they did the fundamentals of their work. Counseling was always really thought to be best if delivered in person. And being able to make that shift in the way that the team did. Embracing all the creative ways of engaging people online and really providing comprehensive and accessible mental health treatment. This is was huge shift, and it is the highlight for me.

Alejandra Ortega: I think for me the highlight was really when I could be of some help in the various programs. Much of my work is fundraising and planning for campaigns so doing something different was nice. So, I think of what we did for Día de Los Reyes (Epiphany) in January. We gave out warm socks to kids in little bags, along with a little chocolate and a positive note. For me, that was really nice, because there are many families in the community that don’t have the right heating/cooling systems in their households. Growing up in the community, I know what that’s like. So, giving kids a little something meant a lot to me.

What has Puente’s on-the-ground work shown about our strengths and weaknesses in meeting the needs of participants, in your opinion?

Rita Mancera: I think a point of strength was the Puente team. Our resilience, and our ability to ask ourselves how we were doing first – not just how we were going to be taking care of our community members, but also our staff team. But the weakness that I saw in this challenging pandemic in general, is that clearly there’s a lot of people that still don’t understand the contributions of farm workers, of immigrants to this country. How low-income families subsidize services for others. And when the Trump administration approved the first stimulus package and left out undocumented people and people associated with undocumented people… It was like “you don’t deserve this”. We were able to transform it into a strength for our community when we launched our COVID-19 Relief Fund right away to fill that unjust gap.

Arlae Alston: Because we have such a flexible team, we have stretched them. And I think that’s not right. I think that, yes, we do take care of them, but also, we have asked them to go beyond. So, I think that’s a weakness that we have. We need more people, and we need to not lean so hard on the ones that we’re always ready to do the work. We also should be able to partner with other organizations. How much can the county do? How much should we do?

Lizeth Hernandez: I was just going to echo Arlae’s sentiment. We are so good at our job that we set a pretty high standard for ourselves and those we work with. We are the only community resource center in the entire region. The pandemic just pushed us to discuss and think about a more meaningful, sustainable way long-term.

Ophelie Vico: I think we have supported each other. It hasn’t just been the health team working on distributing vaccines, for instance. And I think there’s good communication across teams. And that makes things go smoothly. In terms of weaknesses: I think the small number of staff that we have is kind of a weakness, in the way that it puts a lot more work on certain people, like bilingual people and those that have been vaccinated.

Laura Rodriguez: Our strength is our team being adjustable and creative. At the beginning of the pandemic, we were in the middle of our tax program. Unfortunately, we had to pause it. Now it’s tax season again, and we’re finding creative ways to provide these in-person services. We are following CDC guidelines, making sure our participants are feeling comfortable and our team members are also. Our tax return preparation day right now is a 12-hour shift.

Jill Anderson: I think about the successes of the BHRS (Behavioral Health) team in general, around their creativity – from creating the online therapy rooms to the wellness kits. Their ability to start thinking differently about mental health services in the community, flexing how they think about psychotherapy, to be more around counseling and wellness; these have been some of the areas that I’ve seen the team really stretch in that way.

Alejandra Ortega: Having a team that’s ready to jump on any given ship and take off, even if it’s one day before an event has to happen, is an incredible point of strength for us. But it does bring out a weakness where we expect other agencies to have the same level of preparation for our community – whether it’s translation work, interpretation at online events. And we know that sometimes it’s not going to happen right away. And so thinking about, how do we give that constructive criticism to our partners, so that they’re able to use it working with communities? So that it does not always land on us? I think that’s a way that we can lessen the load on our teams.

It’s been a really challenging year for our communities, but also for Puente staff personally. Puente has a commitment to trauma-informed care for its staff as well as the community. As community members AND Puente managers, how have you been exposed to trauma in the past year? What personal care strategies did you develop to cope with that? And how did Puente provide support?

Rita Mancera: I’ve seen more trauma around the community in general for sure, both in terms of people asking for resources and their own circumstances. I’m even surprised how open they have been to share their struggles. When most people are going through a pandemic, they’re going through many other things. Relatives who are sick, or not being able to go say goodbye to their parents when they’re passing on in other countries, because of the immigration system. And I think overall, it just builds up. And I have to say this is the first time in a long, long time that I have felt overwhelmed. Things pile up.

Arlae Alston: Before the pandemic, it felt like I was coming to work to support and to do service for the community. Whatever was needed that day. And then I could remove myself. Once the pandemic hit, it was hard to do that differentiation because I was a part of the pandemic. My colleagues were a part of the pandemic. So, we were all being hit the way our participants were hit. At the beginning, I was one of the people going into the office every day to answer phone calls. So, I received a lot of calls from people, their voices just really scared and desperate.

Lizeth Hernandez: I think the one thing that did weigh on me the most was the wildfire evacuation. I would go staff the evacuation center [in Half Moon Bay] and my husband would say, you’re not a firefighter, why are you doing this kind of work? I understood where he was coming from. But for me, I made a commitment to my job. And it was a point of tension between him and I, because he did not think it was safe for me to be doing this kind of work. I think last year I was exposed four times to a positive COVID-19 case. That was super stressful, knowing that I was taking a personal risk like that, and that my husband was not okay with it.

Ophelie Vico: Me and my husband made the decision to move away from the Midwest for multiple reasons, the weather included. But it makes it hard being away from family.

After the fires, I was depressed, and I reached out to our partner organization and got a therapist. And I feel like maybe things are getting better for me. I am just not yet in the healing phase, just because there’s not much to look forward to. Like, when am I going to see my family? And when are we going to be able to see friends and socialize, which I love to do? I don’t know.

Laura Rodriguez: Listening to participants’ stories is always difficult because sometimes you have had similar experiences or have been in similar situations. And at that moment, you’re need to be their rock, because they’re seeking assistance from you. But I think what I’ve learned is I can be their rock at the time of that conversation, but afterwards it’s okay to feel what I need to feel. Arlae has supported me when I’ve called her and I’ve cried. Because some of our participants are going through very difficult times. Like Rita mentioned, they have family members who are in Mexico or in their home countries. And I’ve gone through that, when family members have passed away and we couldn’t go.

Jill Anderson: From my perspective in the mental health world, one of the beautiful things is that when we used to talk about trauma, people would say oh, yeah, the people with trauma and the people without trauma. And now we have a collective experience of trauma. I would say we all had experienced trauma, whether we internalized it or not. But now there’s a universal understanding around trauma, and terms like “self-care” don’t sound so hokey.

One of our counselors started doing mindfulness at all the Puente the staff meetings. That’s an incredibly trauma-informed approach, and to come together and to sit with some mindfulness and some self-care is huge.

Alejandra Ortega: This year was a roller coaster. It was definitely hard balancing my three roles, as a mom, a “teacher,” having two children at home for months, and then also trying to be a professional. And I think at one point it was just worth recognizing that it was okay not to do all the three things as expected. I grew up with a single mother. Working, working, working all the time, doing your best. And the pandemic showed us we can’t do everything as moms. So being okay with that was definitely a turning point.

The forthcoming Strategic Plan pledges to center equity, empowerment and transparency as core values. What will these values mean for Puente in concrete terms?

Rita Mancera: the goal is to use that lens not only externally in the services that we provide in the community, but also internally. These values are not new, but we called them out because we wanted to continue practicing them. In thinking about the transparency part, for instance, I’m proud that Puente has its reports and audits on our website and available for anybody. One example of using an equity lens is that it wasn’t until this year that we started making our staff meetings bilingual, in English and Spanish. We now have a professional interpreter, and we alternate. It’s not that one language takes priority over the other, we are just recognizing that our team has different cultural backgrounds and language preferences. And so, we’re addressing those in a way that it seems equitable.

Arlae Alston: It allows us to engage in conversations around equity and advocacy. We were already doing advocacy, and we want to do it at a bigger system level. Because we have grown, our focus is to start going outside the community. What’s why we’re hiring an advocacy person, to take on that role.

So, it finally felt like the right time, not only because Puente is in a good place, but also because the times are calling for it. We can no longer stand by and see the inequalities that are happening. If we had said, “Well, vaccines aren’t really our thing,” I assure you that those farm workers would not be vaccinated by now. And so, we are playing this role.

Laura Rodriguez: I think about transparency in the sense of being transparent with our participants, stating why they’re eligible for something and why some are not eligible. So that they don’t end up seeing it as, you know, “Puente doesn’t want to support me or my family.” So, we really want to work on that transparency with our participants… And within even our team as well. I think we’ve had a lot of conversations within managers’ meetings and within my team, where we create space for people to just be transparent about their opinion about our programs or our rollout.

Though there is much that remains on hold for now, one thing Puente’s managers are certain about is that we’ll continue to create spaces to have the difficult conversations, reflecting on what works well and what doesn’t, and most importantly, continue sharing the strengths of each staff member to make our programs and services available to the community. As a team, they are also working on ways to continue to support and promote the wellness of all our team members.


Nuestro año de pandemia: los gerentes de Puente describen el momento más desafiante en la historia de Puente

Ha pasado un año desde que el mundo se bloqueó debido a la pandemia de COVID-19. Fue un momento de disrupción e innovación para Puente, donde rápidamente encontramos formas de adaptarnos al servicio de la comunidad. En marzo, los gerentes de Puente se sentaron para compartir algunas historias personales del año pasado y para reflexionar sobre el trabajo que han hecho con Puente. En una conversación de mesa redonda a veces emotiva, compartieron los aspectos más destacados y los aspectos más destacados de esta época sin precedentes. También miraron hacia adelante a las formas en que Puente continuará cambiando y adaptándose.

Los participantes incluyeron a Rita Mancera, Directora Ejecutiva; Arlae Alston, directora de programas; Lizeth A. Hernandez, directora de educación; Ophelie Vico, especialista en salud comunitaria; Laura Rodríguez, Especialista en Desarrollo Comunitario; Jill Anderson, directora de consejeriaclínica ; y Alejandra Ortega, Gerente de Desarrollo. Su conversación ha sido editada para mayor extensión.

¿Qué fueron los acontecimientos más memorables del año pasado para ti? ¿De qué estaba más orgulloso?

Rita Mancera: Creo que si hay algo de lo que probablemente estoy más orgullosa es de ir a las granjas con vacunas COVID-19: ir a las granjas, no solo que la gente venga a nosotros. Y para los trabajadores agrícolas, no ser los últimos en la lista. Fue solo la cantidad de trabajo que se logró ese día: meses de promoción, correos electrónicos y llamadas. Como líder de la organización, siempre siento que este equipo está unido en todo lo que logramos. Y ese día, pensé, este es un buen trabajo que estamos haciendo. Con personas que a menudo están al final de la lista, y aquí están al principio de la lista. Hemos hecho nuestra parte. ¡Tenemos grandes socios!

Arlae Alston: Estoy de acuerdo con Rita, el esfuerzo de la vacuna, llevarlo a Pescadero, realmente ha sido mi mayor acontecimiento. Simplemente ser parte de ello, estar allí durante un año histórico. Ya lo he dicho antes: estamos muy agradecidos con nuestros donantes. Pero baldes y baldes de dinero no significarían nada si no tuviéramos nuestro personal también. Hemos tenido que esforzarnos y han respondido con mucho corazón. Y eso también ha sido un punto culminante: ser parte de este equipo que se ha presentado para evacuaciones, vacunas, pruebas, entregas de comestibles. Ha sido increíblemente humillante y un privilegio.

Lizeth Hernandez: Al principio nos asociamos con la escuela secundaria para organizar una graduación especial para la clase de 2020. Y esa fue una buena manera de ver a la comunidad unirse para presentar, por primera vez, este evento virtual. graduación al aire libre que sería memorable para las familias. Para mí, personalmente, esa fue la primera cohorte de estudiantes que pude ver desde el primer año hasta el último año. Y eso fue muy importante.

Ophelie Vico: Para mí, uno de los aspectos más destacados fue el comienzo de la pandemia. Estaba comprando comestibles para muchos de los mayores en Pescadero y en La Honda en esos tiempos de miedo. Solo recuerdo que, en ese momento, no sabíamos mucho sobre el virus. Tenía miedo de ir al supermercado. Pero lo que realmente hizo que valiera la pena fue saber que las personas, que entendimos inicialmente eran las que estaban en mayor riesgo, estaban seguras en casa.

Laura Rodríguez: Creo que lo más destacado ha sido ver a nuestro equipo continuar y superar las expectativas de servir realmente a nuestra comunidad, desde la distribución de alimentos, que se creó en una semana, hasta programar citas, brindar asistencia financiera, asistencia de desempleo, completar para las brechas salariales. Nuestro equipo ha podido intercambiar ideas sobre cómo los programas pueden funcionar para todos durante COVID, y cómo podrían serlo también en el futuro.

Jill Anderson: Creo que el equipo de consejería, al igual que nuestros maestros en primera línea, todo el mundo ha necesitado ajustar la forma en que hacían los fundamentos de su trabajo … Siempre se pensó que la consejería era mejor si se es en persona. Y poder hacer ese cambio en la forma en que lo hizo el equipo. Adoptar todas las formas creativas de involucrar a las personas en línea y brindar realmente un tratamiento de salud mental integral y accesible. Este fue un gran cambio y es lo más destacado para mí.

Alejandra Ortega: Creo que para mí lo más destacado fue realmente cuando pude ayudar en personacuando era posible. Mucho de mi trabajo es planear campanas y recuadacion de fondos. Entonces, pienso en lo que hicimos para el Día de Los Reyes (Epifanía) en enero. Repartimos calcetines calientes a los niños en bolsitas, junto con un poco de chocolate y una nota positiva. Para mí, eso fue muy agradable, porque hay muchas familias en la comunidad que no tienen los sistemas de calefacción / aire acondicionado adecuados en sus hogares. Al crecer en la comunidad, sé lo que es eso. Entonces, darles algo a los niños significó mucho para mí.

¿Qué nos ha mostrado el trabajo de campo de Puente sobre nuestras fortalezas y debilidades para satisfacer las necesidades de los participantes, en su opinión?

Rita Mancera: Creo que un punto fuerte fue el equipo Puente. Nuestra capacidad de recuperación y nuestra capacidad de preguntarnos primero cómo lo estábamos haciendo, no solo cómo íbamos a cuidar a los miembros de nuestra comunidad, sino también a nuestro equipo de personal. Pero la debilidad que vi en esta desafiante pandemia en general, es que claramente hay mucha gente que todavía no entiende las contribuciones de los trabajadores agrícolas, de los inmigrantes a este país. Cómo las familias de bajos ingresos subsidian los servicios para otros. Y cuando la administración Trump aprobó el primer paquete de estímulo y dejó fuera a las personas indocumentadas y las personas asociadas con personas indocumentadas … fue como “no te mereces esto”. Pudimos transformarlo en una fortaleza para nuestra comunidad cuando lanzamos nuestro Fondo de Ayuda COVID-19 de inmediato para llenar ese vacío injusto.

Arlae Alston: Debido a que tenemos un equipo tan flexible, los hemos ampliado. Y creo que eso no está bien. Creo que sí los cuidamos, pero también les hemos pedido que vayan más allá. Entonces, creo que esa es una debilidad que tenemos. Necesitamos más personas y no debemos apoyarnos tanto en aquellos que siempre estamos listos para hacer el trabajo. También deberíamos poder asociarnos con otras organizaciones. ¿Cuánto puede hacer el condado? ¿Cuánto debemos hacer?

Lizeth Hernandez: Estoy deacuerdo con el sentimiento de Arlae. Somos tan buenos en nuestro trabajo que establecemos un estándar bastante alto para nosotros y para aquellos con quienes trabajamos. Somos el único centro de recursos comunitarios en toda la región. La pandemia simplemente nos empujó a discutir y pensar en una forma más significativa y sostenible a largo plazo.

Ophelie Vico: Creo que nos hemos apoyado mutuamente. No ha sido solo el equipo de salud el que trabaja en la distribución de vacunas, por ejemplo. Y creo que hay una buena comunicación entre los equipos. Y eso hace que las cosas vayan bien. En términos de debilidades: creo que la pequeña cantidad de personal que tenemos es una especie de debilidad, en la forma en que pone mucho más trabajo en ciertas personas, como las personas bilingües y las que han sido vacunadas.

Laura Rodríguez: Nuestra fortaleza es que nuestro equipo es adaptable y creativo. Al comienzo de la pandemia, estábamos en medio de nuestro programa de impuestos. Desafortunadamente, tuvimos que pausarlo. Ahora es la temporada de impuestos nuevamente y estamos encontrando formas creativas de brindar estos servicios en persona. Estamos siguiendo las pautas de los CDC, asegurándonos de que nuestros participantes se sientan cómodos y los miembros de nuestro equipo también. Nuestro día de preparación de la declaración de impuestos en este momento es un turno de 12 horas.

Jill Anderson: Pienso en los éxitos del equipo de BHRS (salud mental) en general, en torno a su creatividad, desde la creación de las salas de terapia en línea hasta los kits de bienestar. Su capacidad para comenzar a pensar de manera diferente sobre los servicios de salud mental en la comunidad, flexionando su forma de pensar sobre la psicoterapia, para estar más en torno al asesoramiento y el bienestar … estas han sido algunas de las áreas que he visto que el equipo realmente se extiende de esa manera.

Alejandra Ortega: Tener un equipo que esté listo para saltar en cualquier barco y despegar, incluso si es un día antes de que suceda un evento, es un punto de fortaleza increíble para nosotros. Pero sí pone de manifiesto una debilidad en la que esperamos que otras agencias tengan el mismo nivel de preparación para nuestra comunidad, ya sea en el trabajo de traducción o interpretación en eventos en línea. Y sabemos que a veces no va a suceder de inmediato. Y entonces, pensando, ¿cómo damos esa crítica constructiva a nuestros socios, para que puedan usarla trabajando con las comunidades? Creo que esa es una forma en que podemos reducir la carga en nuestros equipos.

Ha sido un año realmente desafiante para nuestras comunidades, pero también para el personal de Puente personalmente. Puente tiene un compromiso con la atención basada en el trauma para su personal y la comunidad. Como miembros de la comunidad Y administradores de Puente, ¿cómo han estado expuestos al trauma el año pasado? ¿Qué estrategias de cuidado personal desarrolló para hacer frente a eso? ¿Y cómo brindó Puente?

Rita Mancera: Seguro que he visto más traumas en la comunidad en general, tanto en términos de personas que piden recursos como en sus propias circunstancias. Incluso me sorprende lo abiertos que han sido para compartir sus luchas. Cuando la mayoría de las personas atraviesan una pandemia, atraviesan muchas otras cosas. Los familiares que están enfermos o que no pueden ir se despiden de sus padres cuando están falleciendo en otros países, por culpa del sistema migratorio. Y creo que, en general, simplemente se acumula. Y tengo que decir que esta es la primera vez en mucho, mucho tiempo que me siento abrumado. Las cosas se amontonan.

Arlae Alston: Antes de la pandemia, sentía que venía a trabajar para apoyar y prestar servicio a la comunidad. Lo que fuera necesario ese día. Y luego podría retirarme. Una vez que golpeó la pandemia, fue difícil hacer esa diferenciación porque yo era parte de la pandemia. Mis colegas fueron parte de la pandemia. Entonces, todos estábamos siendo golpeados de la forma en que nuestros participantes fueron golpeados. Al principio, yo era una de las personas que iba a la oficina todos los días para contestar llamadas telefónicas. Entonces, recibí muchas llamadas de personas, sus voces realmente asustadas y desesperadas.

Lizeth Hernández: Creo que lo único que me pesó más fue la evacuación de incendios forestales. Iba al personal del centro de evacuación [en Half Moon Bay] y mi esposo me decía, no eres bombero, ¿por qué estás haciendo este tipo de trabajo? Entendí de dónde venía. Pero para mí, me comprometí con mi trabajo. Y fue un punto de tensión entre él y yo, porque él pensó que no era seguro para mí estar haciendo este tipo de trabajo. Creo que el año pasado estuve expuesto cuatro veces a un caso positivo de COVID-19. Eso fue muy estresante, saber que estaba tomando un riesgo personal como ese y que mi esposo no estaba de acuerdo con eso.

Ophelie Vico: Mi esposo y yo tomamos la decisión de mudarnos del Medio Oeste por múltiples razones, incluido el clima. Pero hace que sea difícil estar lejos de la familia. Después de los incendios, estaba deprimido y me comuniqué con nuestra organización socia y busqué un terapeuta. Y siento que tal vez las cosas estén mejorando para mí. Todavía no estoy en la fase de curación, simplemente porque no hay mucho que esperar. ¿Cuándo voy a ver a mi familia? Y cuándo vamos a poder ver amigos y socializar, que me encanta hacer? No sé.

Laura Rodríguez: Escuchar las historias de los participantes siempre es difícil porque a veces has tenido experiencias similares o has estado en situaciones similares. Y en ese momento, debes ser su roca, porque están buscando tu ayuda. Pero creo que lo que he aprendido es que puedo ser su roca en el momento de esa conversación, pero después está bien sentir lo que necesito sentir. Arlae me ha apoyado cuando la llamé y lloré. Porque algunos de nuestros participantes están pasando por momentos muy difíciles. Como mencionó Rita, tienen familiares que están en México o en sus países de origen. Y he pasado por eso, cuando los miembros de la familia fallecieron y no pudimos ir.

Jill Anderson: Desde mi perspectiva en el mundo de la salud mental, una de las cosas hermosas es que cuando solíamos hablar sobre el trauma, la gente decía oh, sí, la gente con trauma y la gente sin trauma. Y ahora tenemos una experiencia colectiva de trauma. Diría que todos hemos experimentado un trauma, lo internalicemos o no. Pero ahora existe un entendimiento universal sobre el trauma, y términos como “autocuidado” no suenan tan cursis.

Uno de nuestros consejeros comenzó a hacer mindfulness en todas las reuniones de personal de Puente. Ese es un enfoque increíblemente informado sobre el trauma, y reunirse y sentarse con algo de atención plena y algo de cuidado personal es enorme.

Alejandra Ortega: Este año fue una montaña rusa. Definitivamente fue difícil equilibrar mis tres roles, como madre, “maestra”, tener dos hijos en casa durante meses y luego también tratar de ser una profesional. Y creo que en un momento valió la pena reconocer que estaba bien no hacer las tres cosas como se esperaba. Crecí con una madre soltera. Trabajar, trabajar, trabajar todo el tiempo, dar lo mejor de ti. Y la pandemia nos mostró que no podemos hacer todo como mamás. Así que estar de acuerdo con eso fue definitivamente un punto de inflexión.

El próximo Plan Estratégico se compromete a centrar la equidad, el empoderamiento y la transparencia como valores fundamentales. ¿Qué significarán estos valores para Puente en términos concretos?

Rita Mancera: el objetivo es usar esa lente no solo externamente en los servicios que brindamos en la comunidad, sino también internamente. Estos valores no son nuevos, pero los mencionamos porque queríamos seguir practicándolos. Al pensar en la parte de la transparencia, por ejemplo, me enorgullece que Puente tenga sus informes y auditorías en nuestro sitio web y esté disponible para todos. Un ejemplo del uso de una lente de equidad es que no fue hasta este año que comenzamos a hacer que las reuniones de nuestro personal fueran bilingües, en inglés y español. Ahora tenemos un intérprete profesional y nos alternamos. No es que un idioma tenga prioridad sobre el otro, solo estamos reconociendo que nuestro equipo tiene diferentes antecedentes culturales y preferencias de idioma. Y entonces, nos dirigimos a ellos de una manera que parece equitativa.

Arlae Alston: Nos permite entablar conversaciones sobre equidad y promoción. Ya estábamos haciendo incidencia y queremos hacerlo a un nivel de sistema más grande. Debido a que hemos crecido, nuestro enfoque es comenzar a salir de la comunidad. ¿Por qué estamos contratando a una persona encargada de la promoción para que asuma ese papel?

Entonces, finalmente se sintió como el momento adecuado, no solo porque Puente está en un buen lugar, sino también porque los tiempos lo requieren. Ya no podemos quedarnos al margen y ver las desigualdades que están ocurriendo. Si hubiéramos dicho: “Bueno, las vacunas no son lo nuestro”, les aseguro que esos trabajadores agrícolas no estarían vacunados a estas alturas. Y entonces, estamos desempeñando este papel.

Laura Rodríguez: Pienso en la transparencia en el sentido de ser transparentes con nuestros participantes, indicando por qué son elegibles para algo y por qué algunos no son elegibles. Para que no terminen viéndolo como, ya sabes, “Puente no quiere apoyarme a mí ni a mi familia”. Entonces, realmente queremos trabajar en esa transparencia con nuestros participantes … e incluso dentro de nuestro equipo también. Creo que hemos tenido muchas conversaciones dentro de las reuniones de gerentes y dentro de mi equipo, donde creamos un espacio para que las personas sean transparentes sobre su opinión sobre nuestros programas o nuestra implementación.

Aunque hay mucho que queda pendiente por ahora, una cosa de la que los gerentes de Puente están seguros es que continuaremos creando espacios para tener las conversaciones difíciles, reflexionando sobre lo que funciona bien y lo que no, y lo más importante, seguir compartiendo. las fortalezas de cada miembro del personal para que nuestros programas y servicios estén disponibles para la comunidad. Como equipo, también están trabajando en formas de continuar apoyando y promoviendo el bienestar de todos los miembros de nuestro equipo.

Farmworker Awareness Week highlights the pandemic’s toll

Farmworker Awareness Week recognizes the essential workers who put food on our tables.
La Semana de Concientización para los Trabajadores Agrícolas reconoce a los trabajadores esenciales que ponen comida en nuestras mesas.

Farmworker Awareness Week highlights the pandemic’s toll

Last May, as the pandemic lockdown entered its second month and COVID-19 deaths spiked across the United States, farm workers in Pescadero got a surprise.

Puente staff decided to organize a car parade to celebrate the special people whose lives are on the line every day: farm workers.

Honking, waving and holding brightly-colored signs with messages like “GRACIAS” written on them, Puente’s car parade wound its way through many farms and ranches. It made workers smile to know they weren’t forgotten.

“Puente acknowledges farm workers, and we were thanking them for risking it all. They are the ones who provide our day-to-day meals, and they’re not always acknowledged,” says Laura Rodriguez, Puente’s Community Development Specialist, who was part of the car parade.

National Farmworker Awareness Week takes place this year from March 25 to March 31, 2021. Early in the coronavirus pandemic, farm workers were designated “essential” to exempt them from stay-at-home orders, but it also became apparent that farm workers are uniquely vulnerable to infection because of the nature of their work and the fact that they often live together in congregate settings.

Not just that, but agricultural workers often have underlying conditions that can make COVID-19 much worse if they become infected. The CDC recommend that states prioritize farm workers for the COVID-19 vaccine for these reasons. Several states have not included farm workers in their priority groups, but California did, and Puente has now vaccinated over 500 farm workers at 42 local farms, ranches and nurseries.

As the pandemic recedes its economic toll continues. The pandemic recession took wages away from farm workers and triggered eviction for many, including many here in California. “When you add in the fact that many farm workers do not have unemployment protection, or receive hazard pay, you have the makings of a crisis on several levels”, says Rodriguez.

“They’re considered ‘essential’ workers, but they’re paid minimum wage, and, unfortunately, they’re not getting bonus pay, or a raise to work though the pandemic,” she says.

Meet Señor Manuel

Manuel Lopez Gomez, who goes by Señor Manuel (name has been changed), lives and works at a farm in Pescadero that grows flowers and ornamental plants. The 60-year-old knew right away that the pandemic was going to hurt his bottom line when his employer started losing orders.

He and his colleagues at the farm were semi-furloughed for weeks; told to work fewer hours or not come in at all until business picked back up.

“It was weeks of lost work, mostly because sales went down for the potted plants. And then we were affected not only by the pandemic, but also by the wildfires, so there was a loss in sales and income due to both the pandemic and the fires,” says Señor Manuel.

He estimates that he lost about a month and a half’s worth of regular work hours due to the double calamity of COVID-19 and the CZU Lightning Complex fires that started in August and forced the entire South Coast to evacuate. Despite the evacuation orders, some farm workers were so worried about losing work that they stayed behind, working through the evacuation order and road closures.

Not Señor Manuel. His employer had to shut down for over a week.

Employees at his farm earn from $14–$16 an hour, depending on seniority and how hard they work. After working there for several years, Señor Manuel was promoted to supervisor. “I am in charge of all the watering schedules. I get to learn about all the different pests that can affect the plants,” he says.

He uses that income to support himself, his wife, his two grandkids, and a small piece of land he owns back home in Mexico, which his middle son operates, so losing paid hours has a frightening ripple effect on many of his loved ones. The situation is the same for all his colleagues.

Then Señor Manuel got COVID-19.

He first started feeling sick in early January. It hit him all at once, and it was terrifying. “It was a terrible, terrible feeling. Nothing like I’d had before. It was anything from difficulty breathing to aching in my bones. It was nausea. Pain in my throat.”

Feverish and weak, Señor Manuel quarantined inside his bedroom and closed the door. He shares a mobile manufactured home with a few other men. He stayed in the bedroom for over two weeks and took ibuprofen. He did not see a doctor. Puente dropped off groceries for him, but he had no appetite. He tested negative before resuming work.

He thinks he got sick after sharing a holiday meal in December with a large group of colleagues from work. He normally eats meals with just his roommates.

But as hard as it is to socially distance at home, it’s even more challenging at work. The nursery has several enclosed greenhouses—not ideal for ventilation—and Señor Manuel says his colleagues are not always consistent about complying with rules about mask-wearing, hand-washing, and staying at least six feet apart.

“Sometimes it was difficult to maintain social distance at work. As you might know, it’s more challenging when there are people that believe in COVID-19 and others that don’t,” he says. “And those who don’t, don’t think about all the protocols that are being asked of us.”

That has changed, however.

“There was more awareness after I got sick. Because something happened to me, there is more belief in it, I guess. Now protocols are being followed more.”

‘I feel protected’

Señor Manuel was never at risk of eviction, but other farm workers and their families have turned to Puente for emergency help with rent more than once, according to Rodriguez.

“I know that a lot of our farm workers who have come to Puente for financial assistance are not working right now,” she says.

Things would have been far more calamitous for Señor Manuel had he not received financial support through Puente. Puente provided a $500 check last spring to any adult not eligible for the first round of federal stimulus, and provided an additional round of checks in December.

“We have all received lots of support from Puente. I was able to qualify for the COVID Relief Fund—two rounds of that—and I also received a generous amount of groceries when I got sick,” adds Señor Manuel.

California recently passed legislation setting aside an additional $600 for undocumented taxpayers earning less than $75,000—so that will help, too.

Ongoing expenses are another area where Puente can help. After a summer spent organizing food distribution for more than 200 families each week, Puente switched to providing $100 monthly food cards to each family, and the number of households receiving support increased to over 300.

Over the Thanksgiving and Christmas holidays, in lieu of a big La Sala Posada community meal, Puente delivered grocery ingredients to farms and ranches so residents could prepare a meal with those they live with. In November, Puente also distributed warm hoodies to workers.

These gestures of care would not be possible without the generous support of Puente donors. A few years ago, Maria Tovar arranged for her employer, Genentech, to donate baseball caps to farm workers on the South Coast. Now she is spearheading a campaign as part of Giving Back Week in June 2021 to encourage her colleagues to join her in purchasing welcome bags online for farmworkers, matched by a donation by her employer. The items in these welcome bags will make a significant difference for many of these Puente participants.

“My dad started as a farm worker back in the day, so for me it’s always been close to home,” says Tovar, who has also personally been a Puente supporter over the years.

In her observation, farm workers who earn the minimum wage do the most to get fresh food on the table and earn the least for their efforts. COVID-19 has drawn attention to the needs of some groups over others, she says.

“We’ve focused on a lot of other populations and their needs. In the news, you hear more about schoolteachers, the elderly, and restaurant workers. You don’t hear about farm workers or the agricultural sector,” she notes. She feels that her donations help address this disparity, and she regularly encourages her colleagues to do the same.

For his part, Señor Manuel is looking forward to resuming the cultural events and opportunities to socialize that he had through Puente. He loved coming to La Sala. He’s attended Día de los Muertos workshops, the health fair, and many other community events Puente has organized. He hopes they’ll come back someday soon.

“All I can say is that I’m really thankful to Puente staff for their support. The word that I would use to describe my gratitude is being protected by Puente,” he says. “I feel protected.”


La Semana de concientización para los tabajadores agrícolas demuestra el efecto de la pandemia

En mayo pasado, cuando el bloqueo pandémico entró en su segundo mes y las muertes por COVID-19 aumentaron en todo Estados Unidos, los trabajadores agrícolas de Pescadero se llevaron una sorpresa.

El personal de Puente decidió organizar un desfile de automóviles para celebrar a las personas especiales cuyas vidas están en juego todos los días: los trabajadores agrícolas.

Tocando la bocina, agitando y sosteniendo carteles de colores brillantes con mensajes como GRACIAS escritos en ellos, el desfile de autos de Puente se abrió paso a través de muchas granjas y ranchos. Los trabajadores sonreían al saber que no los habían olvidado.

“Puente reconoce a los trabajadores agrícolas y les agradecimos por arriesgarlo todo. Ellos son los que brindan nuestras comidas del día a día y no siempre son reconocidos”, dice Laura Rodríguez, Especialista en Desarrollo Comunitario de Puente, quien fue parte del desfile de autos.

La Semana Nacional de Concientización de los Trabajadores Agrícolas se lleva a cabo este año del 25 de marzo al 31 de marzo de 2021. Al comienzo de la pandemia del coronavirus, los trabajadores agrícolas fueron designados como “esenciales” para eximirlos de las órdenes de quedarse en casa. Pero también se hizo evidente que los trabajadores agrícolas son especialmente vulnerables a las infecciones debido a la naturaleza de su trabajo y la forma en que a menudo viven juntos en entornos de congregación.

No solo eso, sino que los trabajadores agrícolas a menudo tienen afecciones subyacentes que pueden empeorar mucho el COVID-19 si se infectan. Los CDC recomiendan que los estados den prioridad a los trabajadores agrícolas para la vacuna COVID-19 por estas razones. Varios estados no han incluido a los trabajadores agrícolas en sus grupos prioritarios, pero California lo hizo, y Puente ahora ha vacunado a más de 500 trabajadores agrícolas en 42 granjas, ranchos y viveros locales.

A medida que la pandemia retrocede, su costo económico continúa. La recesión pandémica les quitó los salarios a los trabajadores agrícolas y provocó el desalojo de muchos, incluidos muchos aquí en California. “Cuando se agrega el hecho de que muchos trabajadores agrícolas no tienen protección por desempleo o no reciben una prestación por condiciones de vida peligrosas, se tiene la base de una crisis en varios niveles”, dice Rodríguez.

“Se les considera trabajadores ‘esenciales’, pero se les paga el salario mínimo y, desafortunadamente, no reciben un pago adicional ni un aumento para trabajar a pesar de la pandemia”, dice.

Conoce al señor Manuel

Nicolás López Gómez, conocido como Señor Nicolás, vive y trabaja en una finca en Pescadero que cultiva flores y plantas ornamentales. El hombre de 60 años supo de inmediato que la pandemia afectaría sus resultados cuando su empleador comenzó a perder pedidos.

Él y sus colegas de la granja estuvieron semi-licenciados durante semanas; le dijeron que trabajara menos horas o que no viniera hasta que el negocio se recuperara.

“Fueron semanas de trabajo perdido, principalmente porque las ventas de las plantas en macetas bajaron. Y luego nos vimos afectados no solo por la pandemia, sino también por los incendios forestales, por lo que hubo una pérdida de ventas e ingresos debido tanto a la pandemia como a los incendios”, dice el señor Nicolás.

Él estima que perdió alrededor de un mes y medio de horas de trabajo debido a la doble calamidad de COVID-19 y los incendios del Complejo de Rayos CZU que comenzaron en agosto y obligaron a toda la Costa Sur a evacuar. A pesar de las órdenes de evacuación, algunos trabajadores agrícolas estaban tan preocupados por perder el trabajo que se quedaron atrás, trabajando en la orden de evacuación y los cierres de carreteras.

No el señor Nicolás. Su empleador tuvo que cerrar durante más de una semana.

Los empleados de su granja ganan entre $ 14 y $ 16 por hora, dependiendo de la antigüedad y de lo duro que trabajen. Después de trabajar allí durante varios años, el señor Nicolás fue ascendido a supervisor. “Estoy a cargo de todos los horarios de riego. Puedo aprender sobre todas las diferentes plagas que pueden afectar las plantas”, dice.

Usa esos ingresos para mantenerse a sí mismo, a su esposa, a sus dos nietos y a un pequeño terreno que posee en México, que opera su hijo mediano, por lo que perder horas pagadas tiene un efecto dominó aterrador en muchos de sus seres queridos. La situación es la misma para todos sus compañeros.

Luego, el señor Nicolás recibió COVID-19.

Comenzó a sentirse enfermo a principios de enero. Lo golpeó de una vez, y fue aterrador. “Fue una sensación terrible, terrible. Nada como yo había tenido antes. Era cualquier cosa, desde dificultad para respirar hasta dolor en los huesos. Fue náusea. Dolor en mi garganta “.

Febril y débil, el señor Nicolás se puso en cuarentena dentro de su dormitorio y cerró la puerta. Comparte una casa móvil prefabricada con algunos otros hombres. Se quedó en el dormitorio durante más de dos semanas y tomó ibuprofeno. No vio a un médico. Puente le dejó provisiones, pero no tenía apetito. Dio negativo antes de reanudar el trabajo.

Cree que se enfermó después de compartir una comida navideña en diciembre con un gran grupo de colegas del trabajo. Normalmente come solo con sus compañeros de cuarto.

Pero por difícil que sea distanciarse socialmente en casa, es aún más desafiante en el trabajo. El vivero tiene varios invernaderos cerrados, lo que no es ideal para ventilación — y el señor Nicolás dice que sus colegas no siempre son consistentes en cumplir con las reglas sobre el uso de mascarillas, lavarse las manos y mantenerse al menos a seis pies de distancia.

“A veces era difícil mantener la distancia social en el trabajo. Como sabrá, es más desafiante cuando hay personas que creen en COVID-19 y otras que no “, dice. “Y los que no lo hacen, no piensan en todos los protocolos que se nos piden”.

Sin embargo, eso ha cambiado.

“Hubo más conciencia después de que me enfermé. Porque me pasó algo, creo que hay más fe en ello. Ahora se siguen más los protocolos “.

“Me siento protegido”

El señor Nicolás nunca estuvo en riesgo de ser desalojado, pero otros trabajadores agrícolas y sus familias han acudido a Puente en busca de ayuda de emergencia con el alquiler más de una vez, según Rodríguez.

“Sé que muchos de nuestros trabajadores agrícolas que han venido a Puente en busca de ayuda financiera no están trabajando en este momento”, dice.

Las cosas habrían sido mucho más calamitosas para el señor Nicolás si no hubiera recibido apoyo financiero a través de Puente. Puente entregó un cheque de $ 500 la primavera pasada a cualquier adulto que no calificara para la primera ronda de estímulo federal, y proporcionó una ronda adicional de cheques en diciembre.

“Todos hemos recibido mucho apoyo de Puente. Pude calificar para el Fondo de Ayuda COVID, dos rondas de eso, y también recibí una generosa cantidad de alimentos cuando me enfermé ”, agrega el Señor Nicolás.

California aprobó recientemente una legislación que reserva $ 600 adicionales para los contribuyentes indocumentados que ganan menos de $ 75,000, por lo que eso también ayudará.

Los gastos continuos son otra área en la que Puente puede ayudar. Después de pasar un verano organizando la distribución de alimentos para más de 200 familias cada semana, Puente pasó a proporcionar tarjetas de alimentos mensuales de $ 100 a cada familia, y el número de hogares que recibieron apoyo aumentó a más de 300.

Durante las vacaciones de Acción de Gracias y Navidad, en lugar de una gran comida comunitaria en La Sala Posada, Puente entregó ingredientes comestibles a granjas y ranchos para que los residentes pudieran preparar una comida con las personas con quienes viven. En noviembre, Puente también distribuyó cálidas sudaderas a los trabajadores.

Estos gestos de cuidado no serían posibles sin el generoso apoyo de los donantes de Puente. Hace unos años, Maria Tovar hizo arreglos para que su empleador, Genentech, donara gorras de béisbol a los trabajadores agrícolas de la costa sur. Ahora encabeza una campaña como parte de la Semana Giving Back en junio de 2021 para alentar a sus colegas a que se unan a ella en la compra de bolsas de bienvenida en línea para los trabajadores agrícolas, acompañadas de una donación de su empleador. Los artículos en estas bolsas de bienvenida marcarán una diferencia significativa para muchos de estos participantes de Puente.

“Mi papá comenzó como trabajador agrícola en el pasado, así que para mí siempre ha estado cerca de casa”, dice Tovar, quien también ha apoyado personalmente a Puente a lo largo de los años.

En su observación, los trabajadores agrícolas que ganan el salario mínimo son los que más hacen para llevar alimentos frescos a la mesa y ganan menos por sus esfuerzos. COVID-19 ha llamado la atención sobre las necesidades de algunos grupos sobre otros, dice ella.

“Nos hemos centrado en muchas otras poblaciones y sus necesidades. En las noticias, escucha más sobre maestros de escuela, ancianos y trabajadores de restaurantes. No se oye hablar de los trabajadores agrícolas ni del sector agrícola ”, señala. Ella siente que sus donaciones ayudan a abordar esta disparidad y regularmente alienta a sus colegas a hacer lo mismo.

Por su parte, el Señor Nicolás está ansioso por retomar los eventos culturales y las oportunidades para socializar que tuvo a través de Puente. Le encantaba venir a La Sala. Ha asistido a los talleres del Día de los Muertos, la feria de salud y muchos otros eventos comunitarios que Puente ha organizado. Espera que vuelvan pronto.

“Todo lo que puedo decir es que estoy muy agradecido con el personal de Puente por su apoyo. La palabra que usaría para describir mi gratitud es ser protegido por Puente”, dice. “Me siento protegido”.

Puente helps to bring vaccines to South Coast communities

With the support from San Mateo Country, HR Support and Puente staff, COVID vaccinations were provided at local farms and ranches.
Con el apoyo de San Mateo Country, HR Support y el personal de Puente, se proporcionaron vacunas COVID en granjas y ranchos locales.
Photo credit: Teresa Kurtak, Fifth Crow Farm

For the past two weeks I have had the privilege to hear, firsthand, several emotional comments from community members getting their first dose of the Moderna COVID-19 vaccine at the pop-up clinics taking place in our region.

Reactions have ranged from some loud cheers, to occasionally some tears, with many comments of appreciation to the nurses and staff, and some deeply sweet interactions like a mom recently telling her child “We will get to see grandma again very soon!”

In December 2020, the announcement of the approval of the first vaccine prompted two things for me and the Puente team. We were very excited for the news on this insanely quick scientific accomplishment, and we also started planning how to bring the vaccines to the community members of Pescadero, La Honda, Loma Mar and San Gregorio.

We first surveyed a small but significant number of people to learn about their interest on getting vaccinated. Ninety-eight households responded and we learned that 74% of them would want to have access to the vaccine.

Since last year, we had been partnering with San Mateo County Health and the La Honda-Pescadero Unified School District to offer drive-through covid-19 testing clinics. That gave us a good idea of how the vaccine clinics could work for our region, and the kind of outreach and logistics needed to do it effectively. Once our San Mateo county partners confirmed there would be an allocation of vaccines for our region’s farmworkers, we stepped in to work directly with the farms, ranches and nurseries to estimate the actual need and coordinate logistics because this time, vaccines would be coming to the workers right on site!

Our team was joyful as we started planning outreach, messaging, the registration process and the route to follow for two days to get the vaccines to the farms, as well as simultaneously planning additional clinics at Pescadero Elementary and Pescadero High School. These was intense work. Normally, our teams would like to have two to four weeks to plan events like this, but in this case, we only had a few days from the notice of the vaccine allocation to execution. The early conversations we had with farmers about potential clinics paid off to make this possible.

On the big day, HR Support, a vendor selected by San Mateo County authorities, arrived with what looked like a very modern cooler, two vans, tables, chairs and seven staff members. Our team met them in downtown Pescadero and guided them first to the farms at the edge of the county line. When we arrived at the first farm, all the employees were already outside waiting to get vaccinated. Some filled out the paperwork themselves and some needed our assistance to do so. They lined up, registered, were asked health questions, got their shot, and then moved to an observation area to wait for fifteen minutes to make sure they did not have a bad reaction. After the observation period ended, they received their vaccination card with the date of their first dose and information on the follow up for the second dose. The process went smoothly, and we did not have any complications.

While this was happening, Puente was receiving calls to register people for the stationary clinics. Appointments for the first two of them filled quickly.

As of Friday March 5th, we have coordinated vaccinations for 42 farms, ranches and nurseries through two days of mobile clinics, and have hosted three stationary clinics. Currently and per county instructions, we are giving appointments to people that live or work in Pescadero, La Honda, Lomar Mar and San Gregorio and who are agriculture, food, or healthcare workers, and people 65 and older. This collaboration has provided the first dose of the vaccine to 540 adults on the South Coast.

Next, we are running a few more clinics as the vaccines are available and the eligibility criteria more inclusive. And we are starting to plan to come back to farms with our partners to offer the second dose.

We could not be more appreciative for La Honda-Pescadero Unified School District who made their facilities available, and the staff of the San Mateo County Street and Field Medicine Team and San Mateo County Health have been with us at every step of the way.

And we are grateful to you for supporting our work!

Rita Mancera
Executive Director


Puente ayuda a llevar vacunas a las comunidades de la Costa Sur

Durante las últimas dos semanas he tenido el privilegio de escuchar, de primera mano, varios comentarios emocionales de miembros de la comunidad que recibieron su primera dosis de la vacuna Moderna COVID-19 en las clínicas emergentes que se llevan a cabo en nuestra región.

Las reacciones han variado desde algunos vítores hasta, ocasionalmente, algunas lágrimas, con muchos comentarios de agradecimiento a las enfermeras y al personal, y algunas interacciones profundamente dulces, como una madre que recientemente le dice a su hijo: “¡Veremos a la abuela de nuevo muy pronto!”

En diciembre de 2020, el anuncio de la aprobación de la primera vacuna provocó dos cosas para mí y para el equipo de Puente. Estábamos muy emocionados por la noticia de este logro científico increíblemente rápido, y también comenzamos a planificar cómo llevar las vacunas a los miembros de la comunidad de Pescadero, La Honda, Loma Mar y San Gregorio.

Primero encuestamos a un número pequeño pero significativo de personas para conocer su interés en vacunarse. Noventa y ocho hogares respondieron y supimos que el 74% de ellos querría tener acceso a la vacuna.

Desde el año pasado, nos hemos asociado con San Mateo County Health y el Distrito Escolar Unificado de La Honda-Pescadero para ofrecer clínicas de prueba covid-19 para vehículos. Eso nos dio una buena idea de cómo las clínicas de vacunas podrían funcionar para nuestra región y el tipo de alcance y logística necesarios para hacerlo de manera efectiva. Una vez que nuestros socios del condado de San Mateo confirmaron que habría una asignación de vacunas para los trabajadores agrícolas de nuestra región, intervinimos para trabajar directamente con las granjas, ranchos y viveros para estimar la necesidad real y coordinar la logística porque esta vez, las vacunas llegarían a la trabajadores directamente en el sitio!

Nuestro equipo se alegró cuando comenzamos a planificar la divulgación, la mensajería, el proceso de registro y la ruta a seguir durante dos días para llevar las vacunas a las granjas, así como la planificación simultánea de clínicas adicionales en Pescadero Elementary y Pescadero High School. Fue un trabajo intenso. Normalmente, a nuestros equipos les gustaría tener de dos a cuatro semanas para planificar eventos como este, pero en este caso, solo teníamos unos cuantod días desde la notificación de la asignación de la vacuna hasta la ejecución. Las primeras conversaciones que tuvimos con los agricultores sobre posibles clínicas dieron sus frutos para hacer esto posible.

En el gran día, HR Support, un proveedor seleccionado por las autoridades del condado de San Mateo, llegó con lo que parecía un refrigerador muy moderno, dos camionetas, mesas, sillas y siete miembros del personal. Nuestro equipo se reunió con ellos en el centro de Pescadero y los guió primero a las granjas en el límite de la frontera del condado. Cuando llegamos a la primera finca, todos los empleados ya estaban afuera esperando vacunarse. Algunos completaron el papeleo ellos mismos y otros necesitaron nuestra ayuda para hacerlo. Se alinearon, se registraron, se les hicieron preguntas de salud, se vacunaron y luego se trasladaron a un área de observación para esperar quince minutos para asegurarse de que no tuvieran una mala reacción. Una vez finalizado el período de observación, recibieron su cartilla de vacunación con la fecha de su primera dosis e información sobre el seguimiento de la segunda dosis. El proceso transcurrió sin problemas y no tuvimos ninguna complicación.

Mientras esto sucedía, Puente estaba recibiendo llamadas para registrar personas para las clínicas estacionarias. Las citas para los dos primeros se llenaron rápidamente.

Hasta el viernes 5 de marzo, hemos coordinado la vacunación de 42 granjas, ranchos y viveros a través de dos días de clínicas móviles, y hemos albergado tres clínicas estacionarias. Actualmente y según las instrucciones del condado, estamos dando citas a personas que viven o trabajan en Pescadero, La Honda, Lomar Mar y San Gregorio y que son trabajadores agrícolas, alimentarios o de salud, y personas de 65 años o más. Esta colaboración ha proporcionado la primera dosis de la vacuna a 540 adultos en la Costa Sur.

A continuación, estamos ejecutando algunas clínicas más a medida que las vacunas estén disponibles y los criterios de elegibilidad sean más inclusivos. Y estamos empezando a planear volver a las granjas con nuestros socios para ofrecer la segunda dosis.

No podríamos estar más agradecidos por el Distrito Escolar Unificado La Honda-Pescadero que puso sus instalaciones a disposición, y el personal del Equipo de Medicina de Calle y Campo del Condado de San Mateo y Salud del Condado de San Mateo han estado con nosotros en cada paso del camino.

¡Y les estamos agradecidos por apoyar nuestro trabajo!

Rita Mancera
Director ejecutivo